La historia y el estado actual de Mesas de Asta, en el III Curso de Jerez en sus Fuentes

Los Claustros acogieron ayer una nueva sesión del III Curso de Historia de Jerez en sus Fuentes, organizado por el Centro de Estudios Históricos Jerezanos (CEHJ), en colaboración con el Centro de Educación de Profesores (CEP) y la Delegación de Turismo, Cultura y Fiestas. Una cita en la que se trató la historia de Mesas de Asta y su estado actual, a cargo del arqueólogo Francisco J. Barrionuevo Contreras. Un importante yacimiento, declarado Bien de Interés Cultural como Zona Arqueológica en el año 2000, que se localiza a la altura del kilómetro 11 de la carretera Jerez-Trebujena, junto a la barriada rural del mismo nombre, sobre un conjunto de elevaciones o 'mesas' que destacan significativamente en el paisaje. Se trata de los rebordes del antiguo 'lacus Ligustinus', en la desembocadura del río Guadalquivir, lo que le permitió contar con zona portuaria. Estuvo habitado desde el Neolítico a época islámica, momento a partir del cual cedió su importancia a favor de la ciudad de Jerez. Destaca especialmente en época tartésica y época romana, cuando es denominada como la ciudad de Hasta Regia.

"El interés por la cultura clásica, a partir del Renacimiento, abrió el debate sobre la localización de esta antigua ciudad mencionada en los textos de época romana. A fines del siglo XIX y principios del XX se dieron a conocer algunos hallazgos fortuitos y ya a mediados de este mismo siglo, el antiguo director del Museo Manuel Esteve Guerrero realizó excavaciones arqueológicas. A partir de la década de los 90 se lleva a cabo por parte de los técnicos del Museo un estudio sistemático de todo el conjunto con intervenciones puntuales", recuerda Barrionuevo.

En la actualidad, en coordinación con el profesor-doctor Mariano Torres Ortiz, de la Universidad Complutense de Madrid, se está desarrollando un exhaustivo estudio de materiales de la zona de necrópolis.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios