Montero Glez gana el Ateneo con una novela de "amor, guerra y espionaje"

  • La malagueña Inmaculada Aguilera, de 25 años, logra el galardón Joven por el que será su primer libro publicado, 'Trastornya'

Montero Glez obtuvo el jueves el XLVIII Premio de Novela Ateneo de Sevilla por La puerta del infierno, una novela de "amor, guerra y espionaje" en palabras del propio autor, que se embolsará los 24.000 euros que lleva aparejado el galardón. El fallo del jurado se conoció durante una cena celebrada el Real Alcázar durante la cual se dio a conocer también la identidad de la ganadora del certamen en su modalidad Joven. Resultó ser la malagueña Inmaculada Aguilera, quien a sus 25 años entra a lo grande en el mundo editorial haciéndose con 6.000 euros y asegurándose una generosa tirada para el que será su primer libro publicado, Trastornya. Ambas obras llegarán a las librerías el próximo mes de octubre.

Lejos quedan ya los tiempos en los que Montero Glez, nacido en Madrid en 1965 y desde hace 20 años afincado en Tarifa -él prefiere decir siempre "el Sur", en genérico-, escribió Manteca colorá, Cuando la noche obliga o Sed de champán, novelas que le granjearon la reputación de autor de culto, es decir, leído con gran pasión por unos pocos y desconocido por la mayoría. De unos años a esta parte, sin embargo, y en gran medida gracias a diversos premios, ha desarrollado una intensa actividad y La puerta del infierno seremonta precisamente a los orígenes de esta nueva etapa de mayor reconocimiento.

Esta vez, Montero Glez se inspira en la historia real de Ian Fleming, que durante la Segunda Guerra Mundial, antes de lograr la fama mundial con la saga de James Bond, trabajó también al servicio de su Majestad. En concreto, como enviado especial de los servicios secretos británicos al sur de España para combatir a los nazis, cuyos submarinos desplegados en el Estrecho -para boicotear los suministros en el Atlántico- tuvieron en jaque a los aliados durante meses. "Me encontré con Fleming hace tiempo, cuando salió Pólvora negra, hace ocho años. Desde entonces venía investigando, tomando apuntes, y mientras tanto hice otras novelas porque veía que la historia no estaba todavía madura. He ido construyéndola poco a poco, consultando archivos, hablando con gente... Ha sido difícil tirar de tantos hilos, pero era esencial atar la información sobre los movimientos nazis en Gibraltar para hacer esta reconstrucción", explicaba.

En La puerta del infierno, Fleming deberá convencer a los estadounidenses para que dejen de dudar y entren en la guerra contra Hitler. Pero además tendrá que hacer lo posible para que Gibraltar no sufra ataques aéreos. Será allí, en el Peñón, donde el futuro escritor de éxito conozca a Juana la Petenera, una bailaora que es más de lo que aparenta, pues resulta ser socia del Príncipe Negro, un peligroso espía italiano. "La novela está basada en hechos reales: basada", recalca Montero Glez, que invoca a Onetti para explicar la manera en que entiende él las novelas históricas, y en particular ésta sobre aquel turbio trasiego de espías en Gibraltar: "Hay varias maneras de mentir, pero la más repugnante de todas es decir la verdad, toda la verdad, ocultando el alma de los hechos".

"En una nube" se sentía Inmaculada Aguilera. "Cualquier persona que escribe sueña con publicar, pero yo no tenía muchas esperanzas. Por eso escribí Trastornya para mí, para que me llenase, sin más", afirmaba la debutante, que escribió la obra con 15 años, aunque desde entonces la ha reescrito "como 30 veces". La novela cuenta la historia de una chica que vive lejos de todo, en un pueblo donde su madre regenta un hostal. Entre otras inauditas facultades, la joven puede intuir pensamientos y emociones de otros. Su vida cambiará para siempre cuando conozca a un empresario llegado de la capital que la introducirá en los tejemanejes de una extraña empresa que investiga las capacidades cerebrales de algunas personas.

"Me gusta escribir con atrevimiento, no cortarme un pelo y llevar a mis personajes a situaciones rocambolescas, pero también que haya cosas profundas y mucha reflexión. Sobre todo, me esfuerzo para que la intensidad no decaiga", dice Aguilera, que estudió Periodismo y se declara admiradora del cómic manga, de Conan Doyle, por Sherlock Holmes, "el mejor personaje de la historia", y de Jorge Bucay, por "el intimismo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios