Morilla inicia su andadura con Ildefonso Cabrera el 3 de mayo

  • De momento es la primera fecha del matador de toros portuense con su nuevo apoderado y será en la nueva plaza de toros madrileña de Torre de la Alameda

Ha sido una de las sorpresas del invierno taurino en este rincón, aunque nada nuevo tratándose de Alejandro Morilla. Y es que Ildefonso Cabrera, por segunda vez, se hace cargo de la carrera del joven matador portuense con un contrato por tres año.

Nada nuevo porque es la segunda vez que el torero rompe con un apoderado y retoma la relación: pasó con Gregorio Cruz Vélez y pasó con Ildefonso Cabrera: "tiene su explicación -dice Ildefonso Cabrera- la primera vez fui como representante porque me llamó su apoderado de entonces, Manuel Lores. Como cada persona es un mundo, decidimos Lores y yo tomar cada uno un rumbo, pero no perdí el contacto con Alejandro".

Y vino el acuerdo: "Vi que no tenía a nadie y le puse en Benidorm y me ofrecí. Le dije que lo que hacia falta era que yo no le hiciera falta, pero que si le hacía falta, que contara conmigo". Y firmaron un contrato por tres temporadas, un contrato que tiene una cláusula muy importante según Cabrera: "La firma no le va a atar porque le puse una cláusula de que si no alcanzaba la cifra de quince corridas de toros, cada uno podía romper el contrato y tomar el camino que más le conviniera, que cualquiera de los dos puede dejarlo".

Ildefonso Cabrera se reconoce como un empresario modesto y sabedor de sobra que cuando un torero saca el cuello busca una casa fuerte: "yo le voy a ayudar dentro de mis posibilidades porque mi fuerza es limitada, pero sí que voy a luchar con todas mis fuerzas. Vamos a empezar en mayo porque lo que hay antes no nos conviene ya que no se puede ir a los sitios de cualquier manera, y vamos a movernos por la zona de Madrid".

El apoderado de Morilla se ha trabajado bien la zona, fue empresario de plazas como Candeleda o San Martín de Valdeiglesias y apoderado por seis años, tres de novillero y otros tantos de matador de El Bote "lo puse once tardes en Madrid" apunta, o de Juan Rivera. Empezó las tareas de apoderamiento llevando al padre de El Renco, que era rejoneador: "tengo una trayectoria de buena fe y de honradez", vuelve a apuntar.

Y un torero de El Puerto para llevar: "yo a Alejandro Morilla le veo con cualidades para ser alguien en esto. Es distinto a los demás y puede ser figura del toreo a lo grande. Y si mañana funciona y necesita una casa grande, pues la buscamos que yo no lo quiero amarrar. Tengo la carrera hecha y esto lo hago más por afición y amistad ".

La primera corrida de toros de Alejandro Morilla en esta nueva etapa será el 3 de mayo en la localidad madrileña de Torre de la Alameda, una plaza nueva de 6.000 localidades y una fecha que es la fiesta de la comunidad de Madrid: "si sale algo bueno antes no le haremos ascos pero esta corrida será con un gran cartel y buen ganado, tipo Jiménez Pasquau o Sánchez Arjona, por ahí irán los tiros". Pues mucha suerte y al toro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios