Crítica de Cine

Naturaleza domesticada y sobreexplicada

Una imagen del nuevo documental de Joaquín Gutiérrez Acha. Una imagen del nuevo documental de Joaquín Gutiérrez Acha.

Una imagen del nuevo documental de Joaquín Gutiérrez Acha.

Convertido en un cliché en sí mismo, el "documental de naturaleza" acarrea un prestigio algo inmerecido en su ya larga vida de horario de sobremesa entre los canales televisivos públicos y privados. Santificado por la paciencia observadora o reconstructora de sus creadores y su constante incorporación y alarde de nuevas tecnologías audiovisuales al servicio de la fauna salvaje en su condición más espectacular, el formato encuentra también su proyección más allá de la pequeña pantalla, tal es el caso de este Cantábrico con el que el realizador del National Geographic Joaquín Gutiérrez Acha repite tras el éxito de Guadalquivir (2013).

Se trata aquí de recorrer y mostrar los paisajes, montañas, bosques y ríos de la cordillera cantábrica y retratar su fauna y flora a vista de drone, bajo el agua, con cámaras superlentas y mucha música sinfónica, todo ello hilvanado narrativamente por el ciclo de las estaciones y dirigido hasta el paroxismo por una de esas graves y solemnes voces en off que no dejan resquicio sin contar ni imagen sin connotar, siempre a mitad de camino de la descripción biológica y un plus de (innecesario) lirismo literario. Así, en su impecable y espectacular factura, Cantábrico sobreexplica y domestica la Naturaleza en un relato para todos los públicos que ordena, a la manera de un Dios del cine, todo aquello que, en realidad, se genera y desencadena según su propia y caprichosa lógica de depredación y supervivencia, de nacimiento y muerte, ajena, o casi, a los dictados y deseos del hombre.

El resultado aturdirá tal vez a los ecologistas de postal en su innegable perfección técnica, pero no seduce demasiado a este urbanita de salón en su formato encorsetado y tupido, sin dejar apenas respiración y tiempo propios para sus animales de distintas especies, sus setas silvestres o sus truchas de aguas demasiado cristalinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios