Flamenco

La 'Nueva Frontera del Cante de Jerez', treinta y cinco años después

  • Un disco colectivo celebra el histórico del mismo título y muestra a los jóvenes valores del cante jerezano

En 1973, y por iniciativa de la peña decana del flamenco jerezano Los Cernícalos, se editó el disco Nueva Frontera del Cante de Jerez, una obra colectiva que contó con la participación de muchos de los cantaores que serían grandes en las décadas posteriores. En esa grabación estaban, entre otros, Manuel Moneo y su hermano Juan 'El Torta', el llorado Diego de los Santos 'Rubichi', Nano de Jerez, o El Garbanzo, con las guitarras de Parrilla de Jerez, Moraíto Chico, Niño Jero, y Alfredo Benítez. Precisamente, este último guitarrista es uno de los tres productores del disco que celebra la efeméride de aquel a la vez que "reivindica ciertas formas de expresión cantaora que están quedando desamparadas frente a la gran industria, la de jóvenes que siguen agarrados a la tradición más ancestral y que tienen como ídolos a Agujetas o al Torta". Quien así explica las razones de la grabación es otro de sus artífices, el escritor y flamencólogo José María Castaño quien, junto a Gonzalo López, completa el trío productor. López, aficionado en Bilbao y residente ya en Jerez, es además el nexo con BBK (Bilbao Bizcaia Kutxa), la entidad de ahorro que lleva ya años llevando el flamenco a la capital vasca y dos organizando ciclos en Andalucía para ahora posibilitar la edición de esta renovada Nueva Frontera.

La idea de esta grabación surge de conversaciones informales en las que los tres productores artísticos abordan la posibilidad de grabar a una serie de jóvenes jerezanos que de otra forma no tendrían esa oportunidad. A esa idea se unen dos efemérides, los treinta y cinco años de Nueva Frontera… y los cuarenta del antológico Canta Jerez de 1967, un cumpleaños que, por cierto, había quedado prácticamente inédito. Castaño añade también otro hito, Los Juncales de Jerez de 1998, sobre todo porque todas esas grabaciones tienen en común el hecho de que "el cante se haya podido manifestar de la forma más natural", una premisa básica para entender el proyecto que se ha plasmado tanto en la selección de artistas como en la forma en que se realizó la grabación.

A la hora de abordar los criterios de selección, López apunta sin dudar uno fundamental: "Más que el hecho de que cantasen por soleares o seguiriyas, que cantaran jerezano; de hecho ha habido cantaores que sólo han cantado bulerías o fandangos". Castaño añade otro factor: "Se trata de jóvenes que no superan los treinta o treinta y cinco y que -además de estar agarrados a las raíces- tienen un modo de vida asociado a la expresión cantaora". De esa forma, el disco ha contado con la participación de Ezequiel Benítez, Moneíto, José Carpio 'Mijita', Juanillorro, Jesús Méndez, El Tolo, Pedro Garrido 'Niño de la Fragua', El Quini, David Carpio, Luis de Pacote y Manuel de la Fragua , que son acompañados al toque por Manuel Valencia, Juan Manuel Moneo, Pepe del Morao y Miguel Salado. Los productores advierten, no obstante, que alguno más estaba invitado, pero que no pudo asistir el día en que fueron convocados.

Una tarde entre la Navidad y el Año Nuevo de 2007, todos ellos fueron citados en los estudios La Bodega de Josema García Pelayo y compartieron un guiso y vino de Jerez como único menú. Luego, y sin guión previo ni asignación de guitarristas, pasaron al estudio donde cada cual se echó a cantar según se fue encontrando. Castaño insiste en que se trataba de propiciar un ambiente a la antigua usanza, el mismo que imperó en esos grandes hitos del cante de Jerez a los que se homenajea. López, por su parte, destaca que la elección de los cantes y estilos que se registraron partió exclusivamente de los cantaores. Un dato curioso porque, sin pretenderlo, se ha reproducido, de alguna forma, parte de la variedad de estilos que el disco anterior reflejó. En aquel hubo seguiriyas de Manuel Torre, soleares de La Plazuela, Recuerdos del Tío Chozas, malagueña de El Mellizo, martinetes, tientos, fandangos, tangos… y una espléndida fiesta por bulerías en La Plazuela. En la de 2008, tenemos bulerías por soleá, malagueñas de Chacón, soleares, tientos, tangos del Tío Borrico, granaína, fandangos, romance, tarantos, soleares, seguiriyas, tonás y, por supuesto, bulerías con una espléndida fiesta final de 16 minutos.

El disco que está editado por Ático de Ediciones (El Bujío, 2008) se grabó con Ricardo Rodríguez de técnico de sonido y va a ser presentado con una actuación en directo de todos sus integrantes el próximo viernes en el Alcázar jerezano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios