Padilla sigue en racha y triunfa en la miurada de la feria de Beziers

  • Javier Valverde ha resultado herido al pisarle un toro el pie derecho, que le ha provocado una fuerte hemorragia

Juan José Padilla ha salido a hombros de la plaza de toros de Béziers después de desorejar al mejor toro de una deslucida Miurada, que no ha dado ningún tipo de facilidades. Por su parte, el francés Julien Lescarret ha paseado un trofeo y Javier Valverde ha resultado herido al pisarle el toro el pie derecho, provocándole una fuerte y aparatosa hemorragia.

Con lleno en la séptima de feria de la localidad francesa se han jugado toros de Miura, bien presentados. Complicados en conjunto a excepción del cuarto, con transmisión.

Juan José Padilla, silencio y dos orejas. Javier Valverde, pitos y saludos tras aviso. Julien Lescarret, oreja y vuelta al ruedo.

Valverde sufre herida inciso contusa de quince centímetros en la cara lateral del tarso y maleolo externo del tobillo y pie derecho con amplio desgarro en el músculo vascular. Operado bajo anestesia local en el quirófano de la plaza, fue trasladado a su domicilio

Padilla recibió de rodillas al que abrió plaza, un toro con muchísimo peligro y que se defendía, por lo que optó por abreviar. Falló con el descabello. El cuarto fue mejor que los tres toros anteriores y Padilla se lució desde que se abrió con el capote, sobre todo en las navarras, así como con las banderillas. Con la muleta estuvo valiente a la par que bullidor, con guiños a los tendidos y desplantes, que le valieron los dos trofeos.

El primer apéndice fue para Lescarret, que brindó a la banda de música, mostró disposición y ganas ante un toro con mucho sentido, que tenía más que lidiar que torear. Premio a la voluntad, una vez que e toro no se prestaba al lucimiento. Con la espada fue un cañón. En el sexto se avisó por megafonía que el Miura presentaba un pitón totalmente escobillado a causa de un golpe que sufrió por la mañana. A pesar de eso, se lidió y con él, el torero galo estuvo digno supliendo con ganas lo peligroso que resultaba el animal.

Valverde se las vio en primer lugar con otro Miura sin posibilidades, por lo que rápidamente se fue a por la espada. Le pitaron tras fallar reiteradamente con el descabello. El sexto tuvo movilidad pero nunca humilló, por lo que el salmantino tuvo que tirar de raza. Tras un primer pinchazo, se volvió a tirar a matar con tan mala fortuna que el toro le pisó el pie y le provocó una fuerte hemorragia, al cortarle dos arterias del pie. A pesar de eso, se quedó en la plaza hasta dar muerte al toro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios