Crítica de Cine

Pecado y penitencia

redención (los casos del departamento q)

Thriller, Dinamarca, 2016, 118 min. Dirección: Hans Petter Moland. Guion: Nikolaj Arcel. Fotografía: John Andreas Andersen. Música: Nicklas Schmidt. Intérpretes: Nikolaj Lie Kaas, Fares Fares, Johanne Louise Schmidt, Jakob Oftebro, Pål Sverre Hagen, Lotte Andersen, Søren Pilmark.

En apenas un año se han estrenado en nuestro país tres entregas de Los casos del Departamento Q, serie policíaca danesa basada en los best sellers de Jussi Adler-Olsen que traslada al paisaje nórdico las dinámicas de las buddy movies y ese lado sombrío (aquí más bien truculento) asociado a los asesinos en serie y psicokillers de distinto pelaje.

La fórmula, porque de eso se trata, de una fórmula funciona siempre y cuando uno acepte las marcadas reglas del juego, que pasan por la empatía con la pareja policial de opuestos complementarios, uno taciturno, traumatizado y visionario (Lie Kaas), el otro de origen árabe e impulsivo (Fares), y la confianza casi ciega en los trayectos básicos, quiebros y triles que proponen unos guionistas demasiado juguetones.

Así, esta Redención se adentra en la comunidad de los Testigos de Jehová en el Mar del Norte para intentar dar caza al demonio mismo personificado en un pérfido y vengativo secuestrador de niños al que se sigue la pista tras la aparición, sí, del clásico mensaje en una botella.

Puede que para un espectador poco exigente la superficie vistosa del conjunto consiga disimular los muchos tópicos y agujeros de la trama, no digamos ya los giros caprichosos y salvamentos in extremis, pero a poco que se mire con cierto rigor, Los casos del Departamento Q no pasa la prueba del algodón del policíaco medianamente serio, si acaso en el que tal vez debiera ser su formato natural: la serie de televisión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios