Perera y Cayetano, a hombros en la corrida nocturna de Sanlúcar

  • El matador extremeño, que debutaba en Sanlúcar, confirmó su gran momento desorejando al quinto mientras que el hijo de Paquirri cortó tres orejas en su lote

Cartel importante en Sanlúcar, con tres figuras del toreo que no llenaron esta plaza, coso de reducido aforo.

El Juli tuvo el peor lote de la noche, sin duda. Su primero pareció blando de salida pero se vino arriba, con genio y cabeceando, embistiendo violentito a la muleta pero sin entregarse. El Juli destacó en un buen quite por chicuelinas y una larga invertida.

Su segundo, cuarto de la suelta, un toro barroso, probón y suelto de salida, ofreció menos opciones a El Juli. El toro ni se entregó en los capotes ni en la muleta del madrileño, defendiéndose el animal, carente de recorrido. El Juli optó por abreviar.

Miguel Ángel Perera dio la talla en Sanlúcar. Su primero fue un inválido que mantuvo en pie pulseando la muleta, con técnica y oficio hasta el punto de que llegó a armar faena con un toro con nobleza pero sin vigor, labor que emborronó con la espada.

Con el complicado quinto, nada fácil y que medía al torero, Perera estuvo superior, sujetando a un toro rajado hasta pasarlo por los dos pitones y cerrar faena tan cerca que se dejó topar los muslos por el dominado animal, con la plaza en pie. Una gran labor.

Cayetano tuvo un primer toro que fue suave y noble por los dos pitones en los lances de recibo hasta el punto de permitirle un precioso inicio de faena de muleta. Luego el toro cambió, en un arranque de genio, arrollando los engaños. Ese fue su último jipío, porque se rajó. La gran estocada fue el principal argumento de la oreja que recibió Cayetano.

El sexto nos pareció el mejor del encierro, con recorrido en la muleta y nobleza. Cayetano citó al toro de largo en el poco tercio que posee esta plaza de reducido ruedo: fueron dos series bonitas, cambiando la muleta por delante. Al natural, correcto, pero pensamos que el torero no embarcó al toro para un largo viaje, sin extenuar la embestidas. Optó Cayetano por aprovechar ese recorrido con pases mirando al tendido, que pidió para el las dos orejas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios