Flamenco

Pitingo se afianza por Soulerías

  • El segundo disco del cantaor onubense consigue el favor del gran público con su segunda grabación

Comentarios 1

Hace ya dos años que el cantaor de Ayamonte, Antonio Álvarez Vélez 'Pitingo' fue lanzado discográficamente por el sello Universal que, de inmediato, lo situó en el Olimpo de sus promociones, con su primera grabación Pitingo con Habichuelas. Se trataba de una excelente producción de José Manuel Gamboa que contó, además, con el padrinazgo artístico y las colaboraciones de la familia del patriarca Juan Carmona Habichuela. No consta que aquella grabación deparara los resultados pretendidos, cosa que sí parece que está ocurriendo con la segunda, este Soulerías que enlaza con la anterior por el término que lo nombra, presente ya en aquel primer disco.

Ciertamente, Soulerías constituiría un desarrollo de esa idea que acerca al cantaor a los terrenos del soul, ya sea por una querencia personal o por el color de su voz que, adecuadamente tratada, le sitúa próximo al estilo de los negros norteamericanos con los añadidos de unos coros, en ocasiones flamencos y en otras ya decididamente negroides, como los que aporta The London Community Gospel Chor que le acompaña en algunos de los temas. Igualmente, es de subrayar que es el propio cantaor el que firma la mayoría de los temas flamencos al lado del guitarrista que le acompaña en la mayoría de ellos, Juan Carmona. En la línea señalada, se encuentran las soulerías que abren la grabación, los fandangos de Huelva, las bulerías, los tientos, los tangos y, con un tratamiento ya más desnudo, también una soleá homenaje a Fernanda y una taranta dedicada a Juan Habichuela.

En el sentido contrario, Pitingo lleva al terreno del flamenco una serie de standars del soul o del pop como son Killing me softly with his song -que popularizara Roberta Flack, Yesterday de Lennon-McCartney, Gwendoline de Julio Iglesias o On blended knee (Me rindo ante ti). Son temas que se integran en el conjunto sin que rompan la unidad general de tratamiento que caracteriza a la grabación.

La entrega se completa, además, con un DVD de una actuación en directo patrocinada por una firma de licores en la que Pitingo amplía su repertorio en ambos sentidos. Por un lado, el cantaor se inicia con cantes de trilla y malagueñas para, más tarde, abordar otros temas del pop como el Europa de Carlos Santana o el inolvidable I will survive, que popularizó Gloria Gaynor, pero del que tan buenas versiones hemos escuchado (no se puede olvidar a Gladys Knight, por ejemplo). También, entre los dieciséis cortes del directo hay espacio para recordar a Ketama, un poquito de baile y la fiesta final por bulerías.

Si las ventas -o los datos que se ofrecen de ellas- son ciertas, estamos ante el afianzamiento de Pitingo como la figura popular que se pretendía de él. Soulerías lleva unas cuantas semanas instalado entre los diez discos más vendidos en el país.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios