Pony Bravo lo tiene

Fiesta de clausura del Fest. Sala: Centro de las Artes de Sevilla. Fecha: Domingo 27. Formación: Daniel Alonso (voz y teclado); Pablo Peña (guitarras y bajo); Darío del Moral (guitarras y bajo); Javier Rivera (batería y guitarra). Aforo: Lleno.

Pony Bravo lo tiene. Ya sabe, eso que diferencia, que distingue entre quienes se conforman con transitar por caminos ya explorados y quienes, por contra, se afanan en abrir vías propias, nuevas. Pony Bravo tiene todo lo que hay que tener para convertirse en algo grande dentro del cada vez más reanimado panorama del rock español: canciones fenomenales, un discurso teórico que marca sus pasos, respeto por la audiencia y el convencimiento de que sin estos mimbres no vale la pena hacer el cesto. La posibilidad de que la banda consiga sortear ese estigma tan sevillano de quedarse encerrado en los límites locales es aún una incógnita, con demasiadas variables para encontrar contestación hoy, aunque si la justicia fuera poética no cabría duda de la respuesta.

Pony Bravo tiene además un directo a la altura de las expectativas. Grande, muy grande. Su modus operandi resulta tan dinámico que apenas acaba de salir a la venta su primer álbum, Si bajo de espalda no me da miedo (y otras historias), y ya se versionan a sí mismos en vivo: ni Pony Bravo, ni El Rayo ni I Can See sonaron el pasado domingo en directo, en la abarrotada fiesta de clausura del Fest, tal cual estamos acostumbradas a escucharlas en las grabaciones. Cambios en la tonalidad, desarrollos instrumentales alternativos... Como si el hecho de componer una canción no terminara nunca.

Abrió La niñade fuego y casi cerró, ya en el bis, La falsa moneda, si cabe alterada aun con mayor acierto. El Pony escarba en la métrica popular y encuentra petróleo. Luego la chispa enciende la hoguera.

El final, el clímax alcanzado tras momentos tan notables como el de El guarda forestal -cómo hacer reggae y no morir en el intento-, lo puso una canción inédita con sabor a rock africano de los 70. ¿Osibisa, quizás? Perplejo y contento. Pony Bravo lo tiene.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios