Publican unas cartas escritas por Juan Valera al final de su vida

  • Los textos reflejan la gran actividad intelectual que desarrolló en sus últimos años

Las cartas de Juan Valera escritas en los últimos cinco años de su vida dan cuenta de la gran actividad intelectual que el escritor, académico y diplomático cordobés desempeñó hasta el último momento, con corresponsales como Menéndez Pelayo, Muñoz y Pabón, Rodríguez Marín y Ortega y Munilla.

Estas cartas de entre 1900 y 1905 han sido publicadas en el séptimo tomo de su 'Correspondencia' (Castalia) que, en esta reciente edición, suman un total de 3.698 cartas ordenadas cronológicamente en estos siete volúmenes, el último de los cuales supera las seiscientas páginas con el índice onomástico de personas, personajes literarios y lugares.

Pese al gran reconocimiento de que gozó Valera en sus años finales, el motivo de su actividad, como le confiesa en una carta a su amigo José Alcalá-Galiano, es económico: "Ojalá que pudiera yo enjaretar un par de artículos cada semana, los miserables ochavos que cobro por ellos y que me hacen grandísima falta".

"Ni mi mujer ni mi hija despuntan por sus talentos económicos. Mi sueldo de jubilado es además mezquino, no llega con el descuento a 8.000 pesetas anuales", añade en la misma carta, en la que también se queja de los impuestos que, en el año 1900, paga para sostener "un ejército y una armada que tan brillantemente han demostrado su incapacidad y su inutilidad en estos últimos tiempos".

En otra carta a su amigo Mariano Pardo Figueroa deja claro también sus gustos literarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios