"Quiero dejar la presidencia sin que esto suponga ningún tipo de trauma"

  • El actual máximo responsable del ente cultural jerezano abandona el cargo en junio de 2009, tras 24 años de trabajo y un amplísimo recorrido de éxitos, objetivos y proyectos cumplidos

Tras más de seis legislaturas, que se traducen en 24 años de mandato, Francisco Fernández García-Figueras deja la presidencia de la Real Academia de San Dionisio. Abandona el timón con la satisfacción de haber adaptado la institución a nuestros días, partiendo desde los primeros tiempos de la Democracia, justo cuando fue nombrado presidente por primera vez.

-¿Por qué se marcha?

-Son 24 los años que llevo en la presidencia de la Academia. Creo que es un tiempo cumplido. Las elecciones se celebrarán en junio del año próximo. Es un largo recorrido, pero creo que he cumplido con todo lo que pretendí cuando llegué.

-¿Cuál es el balance?

-La Academia se ha consolidado como institución y se ha hecho hincapié en la vida dentro de la misma. Se ha creado un cuerpo académico verdaderamente responsable y, fundamentalmente, se ha logrado un alto nivel de independencia, es decir, la Academia nació en 1949, en plena dictadura de Franco, y nosotros nos encargamos de acomodarnos a la situación democrática de nuestro país. Por último, crear una urdimbre de cursos estables y consolidados en el tiempo. Todo eso, además de la mudanza a nuestra actual sede.

-En cuanto al contenido, parece que la Academia siempre tiende a tocar lo relacionado con las letras, cuando en realidad, esta institución reza ser de las Artes, las Ciencias y las Letras...

-Es más fácil escribir, hablar. Parece que esas manifestaciones son más habituales, pero es que el tema artístico por una parte, y el científico por otra, no podíamos dejarlas de lado. Llegados a este momento, conviene la renovación, a ver lo que puede ser la Academia sin mí.

-Veo que volvemos a su despedida.

-No me refiero a esto con un aire paternalista, ni mucho menos. Quiero pasar desapercibido sin que el cambio suponga ningún tipo de trauma.

-Sigamos con las actividades.

-Jerez ya sabe que la Academia, todos los martes lectivos del año, tiene abierta la sesión pública. Dicha sesión está anunciada de antemano. Incluso si se asiste, se sabe qué es lo que vamos a ofrecer la semana que viene. Un tema también muy interesante es el de la investiagación historica. Ya llevamos 24 años con este ciclo que se llama 'Jerez, siempre'.

-¿Cuál es el futuro de la Academia San Dionisio? Pero no hablo de él sin usted. Estoy refiriéndome en términos generales. Su destino, el recorrido que tiene por delante.

-Creo que tiene unos criterios de responsabilidad importante. Hay 35 académicos de número en la actualidad, que por razones de edad están dedicándole menos tiempo a la vida académica, pero, sin embargo, hay otros académicos correspondientes de las provincia de Cádiz que serán los inmediatos de número en las plazas vacantes que vayan surgiendo, y que verdaderamente están haciendo una labor importante.

-Desde su posición, ¿cómo se ve la cultura jerezana?

-Como es: muy amplia. La cultura popular, la monográfica, como puede ser el flamenco; el cine, la música... Lo que queremos es ser la referencia de la cultura universal. Segundo, queremos estar siempre bien avenidos con el poder municipal. Al fin y al cabo, esta Academia tiene su presidencia en Jerez, por lo tanto nuestra relación con las estructuras políticas que sostienen nuestro gobierno municipal, han de ser buenas. Sobre eso ponemos todo nuestro esfuerzo.

-Eso en política, pero en lo religioso sus estatutos destacan claramente su condición de aconfesionales.

-Es que yo parto de la base de que la sociedad española es cristiana. No hablo ya del tema de la Iglesia católica. Pero el mundo cristiano sí está recogido en el preámbulo de los estatutos porque creo que, de algún modo, es responder a nuestra raíz. Sería absurdo negar lo que somos. El humanismo cristiano está ahí y no podemos negarlo.

-¿Y usted querría del ciudadano de Jerez otra respuesta para la Academia, que estuviera más involucrado?

-En este plano debe quedar claro que la Academia está abierta a todo el mundo. He dicho por activa y por pasiva que esta casa está abierta a todo el mundo. Me sigue sorprendiendo que me pregunten si se puede asistir a los actos que se dan aquí. No ha habido ni un solo acto en la Academia cerrado al público.

-No quiero terminar sin preguntarle por su sucesor. ¿Hay alguien en su cabeza, algún candidato?

-Tengo una confianza tal en el cuerpo académico que creo que no se me va a dar ningún disgusto. Yo no voy a intervenir para nada en la la gestación de la nueva Junta. La encabece quien la encabece, al final, saldrá una candidatura consensuada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios