Retazos de emoción pintada

LA primera vez que contemplamos por nuestra zona la pintura de este artista fue de la mano de Carmen de la Calle. Tuvimos la oportunidad de acercarnos a una pintura distinta, llena de encanto y sutileza y con esos rasgos distintivos que ofrecen los desarrollos de la emoción.

Emilio González Sainz es cántabro de Torrelavega y lleva tiempo manifestando una pintura con mucha personalidad donde la nueva figuración adopta situaciones comprometidas para desencadenar bellos episodios que nos retrotraen a espacios donde se ha conformado páginas de la mejor pintura.

La exposición de la galería Concha Pedrosa - últimamente la sala sevillana está asumiendo una realidad artística llena de rigor y con los planteamientos de un arte contemporáneo abierto y comprometido - nos conduce por una pintura narrativa que desentraña esquemas de una realidad mediata, bella y encantadora. En sus cuadros se oferta un relato muy bien estructurado donde el paisaje juega un papel determinante. Son piezas emocionantes que suscriben episodios donde un idílico escenario, construido con retazos de paisajes presentidos y, probablemente, extraído de un universo creativo poderoso, preñado de sutileza, emoción y encanto, nos participa breves imágenes de una realidad soñada. Son escenarios vacíos, dispuestos para que por ellos se desarrollen aventuras idílicas, silentes, protagonizadas por héroes entrañables muy alejados de la crispación reinante.

La obra de Emilio González Sainz participa de una bella poética donde los recovecos del alma se encuentran muy presentes. Hay un especial interés del artista por mostrarnos circunstancias de una naturaleza que é construye con una morfología plástica muy escueta pero con espléndidos resultados. Su pintura nos recuerda una estética romántica relatada sin crispaciones, sin exuberancias y con mucha sutileza. Son retazos presentidos extraídos de ensoñaciones, de memorias y de espacios pretéritos de una existencia evocada donde la realidad ha diluido sus escenas más escabrosas y ha compuesto un bello relato muy bien concebido y mucho mejor distribuido.

Muy importante la pintura que se presenta en la galería sevillana. Una pintura muy a contracorriente que describe de una forma muy bella un discurso que siempre tenemos presente, aunque sea en el fondo de nuestra alma.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios