Música

Ruido y potencia en el circuito

  • El Festival Primavera Trompetera cierra su tercera edición después de dos días de buena música y gran ambiente en el Circuito para dejar paso a las motos.

D El mestizaje fue la clave del festival. Los puños en el aire y con el índice y el meñique al alza dejaban ver a los más rockeros. D El mestizaje fue la clave del festival. Los puños en el aire y con el índice y el meñique al alza dejaban ver a los más rockeros.

D El mestizaje fue la clave del festival. Los puños en el aire y con el índice y el meñique al alza dejaban ver a los más rockeros. / Pascual

El Circuito de Jerez dejó de rugir con las primeras claras del domingo. Se acababa el Primavera Trompetera y la Torre de Tío Pepe veía marchar a todos los que disfrutaron de un espectáculo donde reinó el buen ambiente y las ganas de pasárselo bien. Las largas caminatas que había que hacer para llegar a la recta de atrás del trazado jerezano –donde se encontraban los dos escenarios en los que se contemplaban las actuaciones de mayor repercusión a priori– pudieron con las fuerzas durante un rato, aunque las ganas de celebración. Sin embargo, hubo un pero: no escuchar en las primeras horas del domingo el ‘himno’ de la primavera.Y es que, en lo que a la música se refiere, el interior del trazado jerezano se quedó con una incógnita; una pregunta con la que algunos aún guardan la esperanza de volver a ver a El Canijo y Juanito Makandé sobre el escenario Primavera tras irse a prisa y corriendo: ¿No van a cantar la canción de la Primavera Trompetera? Pero, como ya se ha referido en estas páginas en anteriores ocasiones, Marcos del Ojo y Juan Medina ya no van por separado, sino juntos. Ahora son Estricnina. Aunque Diego Pozo también estuviera sobre el escenario y el público hiciera amago de cantar el ‘himno’ del festival a capela, en las tablas del circuito había más ‘murciélagos’ que ‘garrapatas’. Dentro de un templo del motociclismo, algunos osados se atrevían a comparar la actuación de Estricnina con el cambio de moto de Jorge Lorenzo, que ahora monta una Ducati. “Eres el mejor trazando las curvas y tienes la moto más rápida, pero en un Circuito con tantos giros no vale de mucho la velocidad punta si no haces lo que hacías con tu otra moto”, resaltaba Sergio, aficionado motero llegado desde Sevilla para el festival. Su acompañante extremeña, Sara, prefería describirlo en un tono más musical: “Nos hemos quedado nada más que con nubes de pegatina”.Pero solo la falta del himno dejó el sabor agridulce a un público llegado desde diferentes puntos de la geografía peninsular, que disfrutó de dos días de espectáculo musical. En la zona vip, representantes del Ayuntamiento como la alcaldesa, Mamen Sánchez, o su teniente José Antonio Díaz se dejaron ver . También estuvieron actores como Mauricio Morales o Beatriz Luengo. Madrid, Extremadura, País Vasco y hasta Portugal no quisieron perderse la tercera edición de un festival que cada vez cobra más fuerza. Por no mencionar las provincias colindantes y la propia. La Costa del Sol se había desplazado en masa. Sevilla, por su parte, se dejaba notar con el rapero de Triana Shotta, que a las 6 ponía la recta de atrás del Circuito patas arriba.Y es que en estos días la hora no ha importado lo más mínimo. El punto álgido se sabía el sábado –ya domingo 2 de abril– a las 00 horas, cuando cantaba Estricnina. Tenían una hora y 20 minutos para darlo todo sobre el escenario, algo que había hecho ya Macaco en las tablas de al lado en menos tiempo. El ‘mono’ enamorado de la tierra dio una lección musical, deportiva y, sobre todo, de activismo ante unos fans que habían llegado desde toda España para verlo. Una pequeña de 12 años allí presente junto a su madre y a su tía le declaró amor eterno. “Nos encanta desde que lo vimos en Getafe el año pasado”, contaban justo al lado de Marta, otra fan cordobesa del artista, que a sus 18 recién cumplidos, quería como fuese acceder al foso, “aunque sea para que me firme un autógrafo”. Las temperaturas también acompañaron durante el día: bikinis para ellas y torsos desnudos para ellos. Por la noche, como ya había anunciado en forma de canción Fali Abad en el escenario Jerez es Música, ‘Frío’. Cuando el sol se escondió, la sensación térmica hacía que los gorros, sudaderas e incluso chaquetones aparecieran para cubrir los cuerpos. Excepto los de los valientes como Tomasito, quien quería que el rugir del público se escuchara en su barrio de Santiago, mientras él iba quitándose prenda a prenda para quedarse en calzoncillos y calcetines sobre el escenario. Al día siguiente, Vinila Von Bismark amenazó con hacer lo propio, aunque finalmente solo se quitó la gabardina mientras se ponía tierna con Estricnina.Pero no solo dentro del trazado hubo fiesta. La imposibilidad de acceder con comida y bebida al recinto provocó que muchos se quedarán en el párking haciendo botellón y comiéndose los bocadillos que traían desde casa. El vaivén de entrada y salida de espectadores del recinto acotado para todos los espectáculos era constante. Las sillas de playa eran un habitual en un espacio reservado para el párking que muchos utilizaron también para pasar la noche.Volviendo al símil motero utilizado por un espectador, se podría decir que los grandes vencedores del festival fueron los miembros de Orishas, portando el 46 del veterano doctor Valentino Rossi. Los cubanos lo dejaron todo sobre el escenario y disfrutaron de su público casi una década después. El hip hop contagió a los que ya sabían qué verían y a los que no. Todos cantaron al unísono “yo nací Orisha”.Precisamente con ellos comenzarían a desfilar la mayoría de espectadores. Los ‘jartibles’ se quedaron hasta el final y disfrutaron de las actuaciones restantes. El túnel de salida, el cual muchos pensaban que daría problemas a la hora de evacuación, fue una oda al Festival: todo el que salía tarareaba la canción de “campeones del mundo”.Al final, celebración y alegría. Sobre todo por una organización que espera no dar hoy demasiadas incidencias en un fin de semana donde se congregaron más de medio millar de personas en el circuito. El Primavera Trompetera se consolida en su tercera edición como una de las citas a reseñar a partir de ahora en el calendario de festivales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios