Russian Red llena de magia con su música el Teatro Villamarta

  • La cantautora madrileña ofrece un íntimo concierto en el coliseo jerezano donde le bastaron su voz y sus canciones para seducir al público asistente

Comentarios 2

Russian Red puede ser el claro ejemplo de que menos es más. Una escenografía sencilla, una banda compuesta por tres músicos, un cuadro de luces muy efectivo y el nombre de la banda brillando en el fondo. Esa fue la carta de presentación de Lourdes Hernández, el verdadero nombre de la madrileña de veintiséis años que llevó el pasado viernes al Teatro Villamarta la presentación de sus, hasta ahora, dos discos de estudio, 'I love your glasses' y 'Fuerteventura'. Su aparente austeridad no resultó ser ningún impedimento para que la cantautora ofreciera hora y media de imágenes evocadoras en la mente de todos los asistentes. De esta forma se podría denominar la música de Russian Red, un estilo de canciones que más que contar y acercar una historia protagonizada por la autora, tienen la magia de recrear experiencias ya vividas entre su público.

Comenzó la noche, guitarra en mano, con 'The memory is cruel', tema que pertenece a su segundo trabajo de estudio y que vio la luz el pasado año 2011. Poco a poco se fue metiendo al público jerezano al bolsillo y agradeció la asistencia. "Hace tan sólo un día estaba entre mantas, rezando para que la gripe me permitiera venir a Jerez. Se ve que Dios ha querido que nos veamos esta noche", bromeó la madrileña.

Cuanto más avanzaba el concierto, más confianza iba demostrando Lourdes a los asistentes. No tardó mucho más de seis canciones en presentar a sus músicos y compañeros, Pablo Herrero, encargado de percusión y coros; y Brian Hunt, el excepcional guitarrista y en cierto modo, la causa de que Russian Red estuvieran allí esa noche. La trayectoria musical de la madrileña comenzó tras conocer al cántabro, con quien inició una relación y juntos grabaron una maqueta que se convirtió en una de las más vistas en Myspace. El resto de la historia son las piezas musicales que ofrecieron en el coliseo jerezano.

Uno de los momentos más emocionantes de la noche fue durante la interpretación de 'Cigarettes', canción que aparece en la banda sonora de la película española 'Camino' y que sus seguidores conocieron desde el primer acorde. Cuando ya la química con el público era más que patente, Lourdes comentó la curiosidad que siempre había sentido por Jerez. "Con seis años, sin querer, me enteré de que mi padre, el que yo siempre había pensado que era de Madrid como toda mi familia, había nacido aquí. Desde entonces tuve la necesidad de ver el sitio de donde era, ya que con esa edad, todo lo que no era Madrid era diferente para mí. Años después, cuando vine de turismo, lo primero que hice fue ir directamente a la calle donde mis abuelos tenían su casa y donde él nació, en Chancillería".

Después de la confesión, la cantautora le rindió homenaje a uno de sus grupos favoritos, 'Foo Fighters', de quien interpretó uno de sus muchos éxitos, 'Big me'. No era raro ver entre el público asistente a parejas que encontraban en la voz de Lourdes y en la música de Russian Red la banda sonora de su historia. El segundo tributo de la noche le tocó a Leonard Cohen, con su 'So long, Marianne'.

Durante muchas ocasiones de la noche fue Pablo Herrero quien se llevó las miradas y sobre todo, las risas. Tras presentar un set donde utilizaba muchos - y variados - elementos de percusión, se lamentó de no haber podido traer una caja de flamenco. "No sé por qué, pero el flamenco y el folk no se llevan bien musicalmente. Pero prometo que para la próxima, de alguna forma, os lo traigo". Este comentario hizo que los asistentes del público les invitaran a la Feria de Jerez, a lo que accedieron encantados.

Al final de la noche, y tras protagonizar los bises, el público le demostró en qué ciudad estaban al tocar las palmas por tango incitando a que se lanzaran por una última canción. "Creo que eso eran las palmas por bulerías, ¿no? Ya me habían avisado de que si las tocabais, sería buena señal, ¡a no ser que se las toquéis a todo el mundo!", bromeó mientras hacía como que se quitaba el sudor de la frente y, de esta forma, fueron a por una última canción. "Esta sí que es la última, así que hasta luego, Jerez". El último tema fue una rareza de Russian Red que puso el punto final a la noche y demostró cómo se cierra un concierto. Perfecta coordinación de luces, música y voces llevaron a Lourdes y sus dos músicos a terminar con 'Mi canción n7'. Y así se fueron, dejando a su público con una emotiva sonrisa y con ganas de más.

La crítica

Voz y guitarra: Lourdes Hernández (Russian Red). Percusión y coros: Pablo Herrero Guitarra: Brian Hunt Lugar: Teatro Villamarta. Viernes 3 de febrero. 20,30 horas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios