En San Sebastián, ningún toro propicio y poco contenido artístico

  • Antonio Barrera y Daniel Luque pasearon cada uno un generoso trofeo con los toros de Torrealta

Una función sin ningún toro propicio y de escaso contenido artístico, la de ayer en San Sebastián, a pesar de las generosas orejas que pasearon, una cada uno, Antonio Barrera y Daniel Luque.

Se han jugado toros de Torrealta, aceptablemente presentados y en el límite de las fuerzas y de la raza. Corrida noble pero sin fondo. Los seis astados terminaron en tablas, y aunque el cuarto tuvo algo más de entidad tampoco llegó a ser completo.

Antonio Barrera: más de media estocada con derrame (ovación); y estocada (oreja). Miguel Ángel Perera: media estocada casi en el número (ovación tras leve petición de oreja); y pinchazo, estocada tendida y tres descabellos (silencio). Daniel Luque: estocada (silencio); y estocada (oreja).

La plaza tuvo media entrada.

Algo falla en el marketing de la Fiesta, cuando los donostiarras han preferido pasar el día en la playa aprovechando la obligada baja de Morante, sin apreciar lo suficiente la presencia en el cartel de uno de los nombres más relevantes en las dos últimas temporadas, Miguel Ángel Perera, que venía precisamente de un triunfo clamoroso el día anterior en su encerrona con seis toros en Gijón.

Quizás la explicación es tan sencilla como que la gente se fía poco, a sabiendas de que con este ganado, que salía picado, se asegura el aburrimiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios