Testimonios que valen nada y mucho

  • El escritor jerezano Vicente Bellido Castellano presenta mañana, a las 20 horas, en el Consejo Regulador un libro "sorprendente" sobre 'La historia de Jerez vista con los ojos de los esclavos'

Comentarios 4

Historia de Jerez hay una, pero las versiones sobre ella son infinitas. De hecho, sorprende que aún hoy sigan apareciendo datos y documentos que viertan nuevos conocimientos a lo ya sabido. Un ejemplo, ¿cómo vieron los esclavos el crecimiento y desarrollo de la ciudad desde su penosa situación? Sí, sí, esclavitud. La respuesta está en la nueva obra del autor jerezano Vicente Bellido Castellano, que se presentará mañana jueves, a las 20 horas, en el Consejo Regulador. 'La historia de Jerez vista con los ojos de los esclavos', cuyos beneficios irán íntegros a la Asociación Obispo don Rafael Bellido Caro, es fruto de numerosos meses de investigación y de sorprenderse a sí mismo el propio autor en numerosas ocasiones.

"Hace muchos años que quería hacer una historia de Jerez, pero de una forma diferente, y que además fuera algo benéfico. He buscado algo que fuera totalmente desconocido o en gran parte, y eso ha sido la esclavitud", cuenta Bellido. Un tema que surgió a raíz de la elaboración de su anterior libro, sobre la Hermandad de la Piedad. "Me encontré un documento que revelaba que había esclavos en Jerez, algo que me sorprendió bastante. Empecé a indagar y ya no pude parar. Creo que a muchos investigadores e historiadores les interesa este libro y me alegro. Hay mucha gente que me ha animado a que publique este trabajo".

Una obra amena, llena de anécdotas, "para nada es un tostón sobre historia, todo lo contrario", asegura su autor. Un título que parte del origen del nombre de la ciudad y hace un recorrido por los acontecimientos históricos más destacados de Jerez hasta nuestros días, siempre con la esclavitud como base. Un libro que no surge de las visiones que se tenían desde los balcones de los palacetes sobre lo que ocurría en Jerez, sino a pie de calle, desde las miserias de un grupo de personas que eran tratadas peor que a los animales, pero con testimonios tan valiosos que entonces hubieran pagado con su vida por ellos. Tesoros detrás de unos ojos que Vicente ha ido descubriendo en lugares como el Archivo Municipal.

Cualquier ciudadano, hasta del estrato más humilde, podía tener esclavo, "ya que se podían comprar a muy bajo precio. No nos engañemos, hasta los obispos tenían, aunque a muchos hoy les incomode", comenta Bellido. Una esclavitud que nació con la expansión de la ciudad en los siglos siguientes a su Reconquista, y que permanece hasta bien entrado el siglo XIX. Esclavos de casa y de guerra, traídos preferiblemente de África, que no fueran musulmanes, para evitar así las traiciones, algo así como una 'Quinta Columna'. "Había total potestad para hacer con el esclavo lo que se quisiera, incluso matarlo. Hacían todo el trabajo", dice el escritor. En total indefensión, van observando cómo se va desarrollando una ciudad, testimonios que Bellido descubre a través de voces como el padre Rallón. "Este libro nos cambia la percepción de cómo éramos entonces".

Y aunque la esclavitud está ya totalmente abolida (no es así en algunos países), "lo peor que hemos podido hacer es olvidar a esos esclavos, cómo nos vieron ellos desde su penosa situación, y enterrar su visión de una ciudad que ahora intento reflejar en este libro. Y tampoco se ha investigado demasiado". "Nos llamamos -concluye- Jerez de la Frontera, pero realmente, durante toda esta etapa de la esclavitud, nuestras propias fronteras estaban dentro de la misma ciudad, por las diferencias de clases sociales".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios