'The line', Palíndromo Mészáros en la Kursala de Cádiz

 EL 14 de octubre de 2010 a las 24:25 horas, alrededor de un millón de metros cúbicos de residuos tóxicos provenientes de una fábrica de aluminio inundaron, después de reventar el muro de contención que los almacenaba, los pueblos de Devecser y Kolontár, en Hungría, en lo que suponía la mayor catástrofe ecológica en la historia de este país de la Europa del este. 

Seis meses más tarde, la cámara de Palíndromo Mészáros (Madrid, 1986) estaba en el lugar de los hechos para registrar y documentar las consecuencias, convirtiéndose en notario de la catástrofe ante la humanidad. El resultado es ‘The line’, el trabajo que el Vicerrectorado de Extensión Universitaria exhibe en la Kursala del Aulario de la Bomba en Cádiz.

Destrucción, desolación y silencio son las sensaciones que ‘The line’ produce en el espectador. Un profundo y hueco silencio que lo invade todo. El silencio de la ausencia de vida, de la desolación. El silencio que queda tras la barbarie y la destrucción humana. Un silencio que narra lo que pudieron sentir los habitantes de estas aldeas húngaras, donde los residuos alcanzaron una altura de entre uno y dos metros, dejando una marca horizontal que separa la destrucción de la desolación.

Un pesado, ácido e inerte silencio. El de las consecuencias del economicismo y el progreso incontrolado frente a las reglas de equilibrio de la naturaleza.

Palíndromos Mészáros, cursa estudios de arquitectura y es máster en fotografía documental por EFTI. En su obra, centrada fundamentalmente en la fotografía documental, el autor se vale de sus conocimientos arquitectónicos para utilizarlos como elementos materiales integrantes de sus discursos. Y entre sus planteamientos no renuncia a aunar rigor documental y estética, buena prueba de ello es este trabajo, ‘The line’, que permanecerá expuesto en la Kursala hasta el próximo 26 de abril.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios