CINE

Tim Burton se pasa al musical en 'Sweeney Todd'

  • El film versiona al estilo del director uno de los clásicos de Stephen Sondheim

Sweeney Todd se une a la larga lista de musicales clásicos que se están adaptando en los últimos años. Tras Chicago, Dreamgirls o el próximo Mamma Mia, le toca el turno a esta macabra pieza llena de crímenes, venganzas y canibalismo en un marco tan adecuado para ello como el Londres decimonónico. Sweeney Todd fue estrenado en Broadway en 1979. Es obra del gran Stephen Sondheim, uno de los genios del musical anglosajón. La obra, a pesar de su cruda trama, fue un éxito que se repone continuamente. Temas suyos como Pretty Ladys se han convertido en standards interpretados por gente como Barbra Streisand. Como curiosidad, decir que la estrenó en 1979 Angela Lansbury, y que hace unos diez años hubo una versión española con Constantino Romero y Vicky Peña.

El asesino personaje protagonista es una leyenda urbana. Hay quien dice que existió en el siglo XVIII y cometió unos 160 asesinatos. Otros defienden que es un personaje de ficción creado en 1846 en las páginas de un periódico popular y que pronto arraigo en el Londres predestripador, tomándose como un personaje histórico. El caso es que Sweeney Todd ha protagonizado en su siglo y medio largo de existencia varias obras, entre ellas una teatral de 1973 escrita por Christopher Bond y que fue la que inspiró el musical.

La obra de Sondheim durmió muchos años el sueño de los justos a efectos cinematográficos, en una época donde los grandes musicales no eran negocio. La resurrección del género de la que hablábamos al principio abrió las puertas a su adaptación, pero no fue un camino fácil. La primera opción para dirigirlo fue Sam Mendes, el director de American Beauty, pero no cuajó. Su protagonista era Russell Crowe. Entonces el proyecto pasó a unas manos a priori muy adecuadas, las de Tim Burton, cuya iconografía gótica podía encajar a la perfección en el sórdido mundo de Sweeney Todd. Burton lo tuvo claro y le dio el personaje principal a su actor fetiche. Johnny Depp, en lo que ha sido su sexta colaboración juntos. La actual esposa del director, Helena Bonham-Carter, sería la pastelera señora Lovett, el otro personaje fundamental de la trama. Pero no se crea que ha sido un caso de enchufismo matrimonial, sino que fue la última de una larga lista de candidatas, entre ellas Meryl Streep que renunció curiosamente para hacer otro musical, Mamma Mia. El reparto se cierra con el gran Alan Rickman y el cómico Sacha Baron Cohen, más conocido como Borat. En cualquier caso, para estar a la altura de tan egregio musical, todos tomaron exhaustivas lecciones de canto y baile. Por ahora, Sweeney Todd ha ganado el Globo de Oro al mejor musical y al mejor actor de comedia o musical, Johnny Depp. El camaleónico intérprete puede obtener el Oscar al mejor actor el próximo 24 de febrero. Además, el film opta al vestuario y dirección artística. Magra cosecha les debe parecer a los responsables del film.

La historia parece una versión sanguinolienta de El conde de Montecristo. Depp es Benjamín Barker, un buen hombre que es expulsado de Inglaterra tras las falsas maquinaciones del juez Turpin (Alan Rickman). Quince años después regresa bajo el nombre de Sweeney Todd sin que nadie lo reconozca. Decidido a vengarse de los que le hundieron la vida, monta una barbería donde mata aprovechando los afeitados a sus enemigos. El método de deshacerse de los cadáveres es mandárselos a una vecina pastelera, la señora Lovett, que los usa para sus rellenos. Pero Barker/Todd tiene una gran cuenta pendiente. Recuperar a su hija (Jayne Wisener), que no sabe que vive y que se halla bajo la custodia del objeto mayor de su despiadada venganza: el juez Turpin.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios