Diario de las artes

Tomando el pulso a nuestro Arte

Tomando el pulso a nuestro Arte Tomando el pulso a nuestro Arte

Tomando el pulso a nuestro Arte

Hace un año en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo tenía lugar la exposición '1957 - 1975'; con ella se quería presentar piezas importantes de la Colección del CAAC salidas de artistas enmarcados en aquel periodo trascendental de nuestra historia reciente que oscilaba entre el año 1957, fecha de la aparición, en Córdoba, del Equipo 57, uno de los grupos artísticos con más sentido y dimensión de cuantos existieron en España y el año de la muerte del dictador Francisco Franco, ocurrida el 20 de noviembre de 1975. Fue un tiempo de búsqueda, de reencuentro con una Modernidad que se ansiaba y que debería servir para borrar los sombríos momentos de una España que necesitaba muchísimo más de lo que le habían dejado. Ahora, una nueva muestra, continuación de aquella, también, se presenta con un título numérico, dos fechas, asimismo, fundamentales en nuestro imaginario cercano; 1975, la muerte del General Franco y el año 1992, éste de trascendencia absoluta con tres acontecimientos decisivos en nuestro país: la Capitalidad Europea de la Cultura para Madrid, la Exposición Universal de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona; tres circunstancias históricas que cambiaron la fisonomía y la mentalidad de una España que quería sentirse totalmente moderna.

La muestra que se presenta en el Claustrón de la antigua Cartuja de Santa María de las Cuevas nos conduce por unas cien piezas de veintidós artistas que forman parte de la colección permanente del Centro y tiene como núcleo aglutinador una serie de revistas especializadas publicadas en aquellos años y que contaron con la participación destacada de gran parte de los artistas que componen la exposición; publicaciones que sirven de apoyatura teórica para la estructura expositiva en el que tiene lugar este tiempo artístico de tanta importancia en el contexto general de un Arte que, como la vida y la sociedad española, estaba recuperando aquella Modernidad tan largamente anhelada.

1975-1992CAACSEVILLA

Cronológicamente la exposición se inicia en torno a los artistas vinculados a dos revistas de especial incidencia en los primeros momentos, 'Nueva Lente' y 'Víbora'. La primera dedicada a la fotografía y con Jorge Rueda como fundamental artista. Fue un fotógrafo comprometido y autor de una obra donde la realidad y la ficción yuxtaponían sus postulados. El sevillano Nazario fue un dibujante transgresor que creó una revista, hoy de culto, que describía ambientes alternativos de aquella Barcelona de los años setenta y en la que surgían personajes emblemáticos como Purita o Anarcoma.

Más tarde fue la revista 'Separata', creada, en 1979, por Jacobo Cortines y que contó, con artistas abstractos de gran significación; José Ramón Sierra, Gerardo Delgado, Juan Suárez y, más tarde, Ignacio Tovar. Los cuatro dieron mucho vida artística a la Sevilla del momento, debiéndoseles la apertura de muchas rutas por las que caminó el arte de la capital hispalense y que en la muestra nos dejan aspectos de esa abstracción pura llena de intensidad y carácter y que, ahora, en los espacios de la antigua fábrica de loza Pitman, comparten postulados escénicos y conceptuales con obras de Eva Lootz y Soledad Sevilla, dos artistas imprescindibles en el desarrollo de la plástica española del último tercio del siglo XX. Los años ochenta de la anterior centuria vieron nacer, alrededor de la galería La Máquina Española que dirigía Pepe Cobo, la revista "Figura", al frente de la cual estuvo Guillermo Paneque y que contó, entre otros colaboradores, artistas de la importancia de Luis Gordillo, Miquel Barceló, José María Sicilia, Ferrán García Sevilla, Chema Cobo, Guillermo Pérez Villalta, Juan Navarro Baldeweg y María Gómez. En la exposición se presentan obras del propio Paneque, Rafael Agredano, Patricio Caberera y Pepe Espaliú, artistas de muy diversa naturaleza que crean una nueva dimensión al arte de aquellos momentos.

Posteriormente, a finales de los años ochenta, la revista 'Arena Internacional del Arte', dirigida por Mar Villaespesa, Kevin Power y José Luis Brea, asume la motivación teórica del Arte de aquellos años en el que el conceptualismo estético dominaba la escena. En la muestra nos encontramos algunos muy buenos ejemplos que en la colección del CAAC aportan claridad a esta primacía de la idea sobre la forma. Obras de Federico Guzmán, Pedro Mora, Pepe Espaliú y Rogelio López Cueca, en solitario o formando parte de aquel trascendental grupo Agustín Parejo School que, desde Málaga, cuestionó con sentido, un Arte, que necesitaba mucho más de lo que tenía.

La exposición también asume obras de Alfonso Albacete, Guillermo Pérez Villalta y Chema Cobo, miembros de aquella Nueva Figuración madrileña que hizo cambiar la concepción de la pintura representativa. Asimismo nos encontramos con el reflejo de dos artistas que crearon unas obras de gran importancia en el contexto general del Arte de aquel tiempo. El madrileño Juan Sebastián Bollaín, arquitecto urbanista, director, guionista y productor de cine y televisión ofrece 'La Alameda', una película que nos transporta a la plaza sevillana ofreciéndonos una idea de una Sevilla decadente y alejada de lo moderno. Por último, nos encontramos con fotografías del proyecto 'Pista de patinaje sobre hielo en Sevilla' - El Hielotrón - que fue construido, entre 1975 y 1978, en la carretera de Utrera por José Miguel de Prada Poole y que le valió el Premio Nacional de Arquitectura.

Encontramos en este proyecto expositivo una oportunidad única para tomar el pulso histórico a una parte crucial del discurrir de nuestro Arte. Se observa, no obstante, ese mal que aqueja a la Colección del Centro - por culpa de los escasos planteamientos y me temo que conocimientos de sus primeros dirigentes - y es la excesiva decantación hacia el arte que tenía lugar en Sevilla, con algunas aportaciones malagueñas, escasas, cordobesas, sólo El Equipo 57, muy pocas gaditanas , Guillermo Pérez Villalta y Chema Cobo, pero nulas de la Andalucía oriental, sobre todo de Granada y Jaén. Mal que, afortunadamente, en los últimos tiempos se ha visto solucionado con una mayor amplitud de miras.

1975- 1992

CAAC

Sevilla

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios