Tusquets edita en bolsillo cuatro casos de Wallander

  • El personaje del escritor Henning Mankell se ha convertido en uno de los investigadores más célebres de la literatura

Casi más conocido que el propio Henning Mankell, gurú sueco de la novela negra, es su personaje fetiche, el inspector Wallander, un hombre abrumado por la culpa, frustrado y aficionado a las mujeres cuyas cuatro primeras aventuras lanza ahora Tusquets en su edición Maxi de bolsillo.

Asesinos sin rostro, Los perros de Riga, La leona blanca y El hombre sonriente son los cuatro primeros títulos, en riguroso orden cronológico, con los que comienza la serie Wallander y con los que Henning Mankell dio a conocer al mundo a este controvertido y decadente personaje, que conecta con otros grandes protagonistas policíacos de la historia de la literatura.

Un inspector atropellado por la posmodernidad, con la sensación permanente de fracaso por su matrimonio roto y la complicada relación con su hija, lastrado por el sobrepeso y su afición al alcohol que, sin embargo (o precisamente por eso), se ha convertido caso a caso en uno de los más interesante sabuesos de la novela negra universal.

Con todo, el mayor mérito de Mankell es la capacidad que tiene su escritura para indagar en otras realidades más profundas que el propio caso a resolver, algo que denota su conocida frase: "¿Quién mató a quién? A mí lo que me interesa es indagar qué ha pasado y por qué".

Así, Asesinos sin rostro, obra con la que Mankell (Estocolmo, 1948) inauguró la saga, mete la nariz en el extraño y cruel asesinato de un matrimonio de ancianos en la campiña sueca, pero el incidente le sirve, además, para dejar al descubierto la cara más oscura de la Suecia moderna. Un puzzle más lejano y emocional deberá resolver Wallander en Los perros de Riga, libro situado en la turbulenta Letonia.

Galardonado en 2006 con el premio Pepe Carvalho (que homenajea precisamente al inspector creado por Vázquez Montalbán), Mankell hace viajar a su personaje a Sudáfrica en La leona blanca, tercera entrega, en la que debe encararse con una conspiración internacional detrás de la cual se encuentra una organización de extrema derecha. Por último, El hombre sonriente marca el inicio de un enfrentamiento cada vez más personal con un adinerado y autoritario mecenas.

Mankell, que comenzó su carrera como dramaturgo y dirige en la actualidad el Teatro Avenida de Maputo, en Mozambique, tendrá a partir del día 13 una web dedicada a él (www.henningmankell.es), en la que sus lectores podrán elegir la portada del próximo libro, El Chino, que se lanzará en noviembre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios