Uri Caine y los acordes del espanto

  • El pianista presenta en el Maestranza 'Los desastres de la guerra', un montaje basado en la serie goyesca con Carmen Linares y Celia Mur y guión de José Ramón Ripolll Los desastres de la guerra. Teatro de la Maestranza. Hoy a las 20:30. Entradas de 20 a 36 euros.

Producido por el Festival Internacional de Música y Danza de Granada, donde se estrenó el pasado junio, e inspirado en la estremecedora serie homónima de grabados de Goya, el espectáculo Los desastres de la guerra llega hoy al Teatro de la Maestranza de la mano de Uri Caine dentro del ciclo Grandes Intérpretes. El pianista estadounidense, asentado en el jazz pero habituado a cruzarlo con otros lenguajes (como el clásico) y con otras técnicas (la electrónica) trabaja aquí por primera vez con músicos de flamenco, en el que ha encontrado -confirmando la impresión de la mayoría de los músicos tras experiencias similares- "muchos puntos de conexión" con el jazz, desde la "importancia de la improvisación" a la "relación muy sutil entre tradición e innovación".

La cantaora Carmen Linares, que promete más colaboraciones con el pianista, y la vocalista de jazz Celia Mur, debutante en el Teatro de la Maestranza, cantan en el espectáculo; la primera reproduciendo "la voz del pueblo, el grito y la desesperación" y la segunda, "el sarcasmo, la ironía y la denuncia". Así lo explica José Ramón Ripoll, autor de las letras, los poemas y el guión del espectáculo, que incluirá proyecciones de los grabados de Goya junto a imágenes documentales de guerras antiguas y contemporáneas. "Cuando me lo propusieron me dije: 'A ver cómo encajamos el jazz con el flamenco'. Luego con Uri, que tiene un oído... y que es un flamenco, la preparación ha sido relativamente fácil", cuenta Linares, a la que también le gustó "la temática" porque "hay que llamar la atención sobre estos problemas y si se hace con arte, mejor".

Ripoll, autor en 1979 de un poemario inspirado en la obra de Goya y titulado La Tauromaquia, ha estructurado el montaje como una cantata que pretende invitar a reflexionar, siempre con la guía de la "mirada desgarrada" del pintor aragonés, sobre "los horrores que conllevan la destrucción, la fiereza que surge de nuestros instintos cuando se nos otorga licencia para matar, la atrocidad y el sufrimiento, la tortura, la miseria y el desamparo" causados por las guerras. "Ya casi ni nos causa dolor, o al menos extrañeza, ver esta ignominia, estos desfiles diarios de soldados anónimos, en la televisión", lamenta el poeta.

El director del Festival de Granada, Enrique Gámez, presente ayer en el Maestranza junto al director artístico de este coso, Pedro Halffter, se felicitó por la llegada de esta producción a "uno de los epicentros culturales de España" y destacó el éxito cosechado en la ciudad nazarí, aunque en esta ocasión, bromeó Carmen Linares, encantada con la sintonía alcanzada con Caine, "será mejor, con más música y menos recitados".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios