Vuelta y ovación en Sevilla para el ubriqueño Miguel Ángel Sánchez

  • Se jugó una deslucida novillada de Tomás Prieto de la Cal que dio pocas opciones

El novillero malagueño Juan Carlos Cabello destacó ayer en La Maestranza por una actuación apoyada en la firmeza, la predisposición y el valor que le ha permitido sobreponerse a las asperezas de los novillos del pésimo encierro de Prieto de la Cal.

Al sevillano Alberto Gómez y al ubriqueño Miguel Ángel Sánchez, con grandes carencias profesionales, les vino muy grande la difícil papeleta.

Se lidiaron seis novillos de Prieto de la Cal, serios y variados de capa y de mal juego en líneas generales. El único que dio opciones de triunfo fue el serio y exigente quinto, que acabó desarrollando complicaciones. El primero fue manso y deslucido; el segundo se quedó corto y no tuvo un pase; el tercero fue a menos y resultó complicado; el cuarto, muy serio, fue un marmolillo y el sexto, correoso y violento.

Alberto Gómez: silencio y silencio.

Miguel Ángel Sánchez: ovación y vuelta al ruedo por su cuenta.

Juan Carlos Cabello: vuelta por su cuenta y vuelta al ruedo tras petición de oreja.

La plaza registró menos de un cuarto de entrada en una espléndida tarde otoñal. Destacaron en el manejo del capote y los palos Domingo Siro y Daniel Duarte.

El novillero ubriqueño Miguel Ángel Sánchez, al término de la novillada, se mostraba muy satisfecho en declaraciones a este diario: "un balance de ovación y vuelta en una novillada tan fuerte y dura como esta es para estar contento. Fue una pena que a mi segundo lo pinchara dos veces porque el resultado hubiera sido más alto, pero".

Sobre los novillos de su lote dijo que "El segundo de mi lote, el quinto de la tarde, fue el único de todos que medio ha dado opciones, aunque desparramaba la vista y fue a peor. El primero mío, segundo de la tarde, fue muy deslucido, un toro que ni embestía ni pasaba en la muleta".

Balance muy positivo para no vestirse de luces el ubriqueño desde su actuación en El Puerto el 11 de julio: "he toreado varios festivales, pero de luces no me visto desde entonces, pero la verdad es que me he visto muy bien, muy seguro y firme y viniéndome arriba con la dificultad. Pero sobre todo con la mente despejada y disfrutando a cada minuto de que estaba en Sevilla, que eso ya es importante".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios