Como el agua

  • Claro y enérgico recital de la joven pianista Judith Jáuregui en el Villamarta

Programa: Franz Listz; Jeux a ville d'este, Balada número 2, Leyenda número 2 San Antonio de Padua caminando sobre las aguas. Maurice Ravel; Jeux d'eau, Gaspar de la nuit-Odine. Claude Debussy; Estampes, L'isle jouyeuse. Lugar y fecha: Teatro Villamarta. Jueves 7 de abril. 20 horas.

La imitación de la naturaleza en la música ha sido un tema tratado desde la antigüedad clásica hasta nuestros días. La música para instrumentos de tecla no ha sido ajena a este hecho con claros ejemplos como las divertidas Gallinas de Jean-Philippe Rameau o el abstracto Catálogo de pájaros de Olivier Messien. La imitación de los sonidos y efectos producidos por el agua ha sido un recurso muy utilizado en el repertorio pianístico, impulsado en la obra de Franz Listz y continuado en el impresionismo francés de Ravel y Debussy.

Con el agua como hilo conductor se presentó este jueves en el teatro Villamarta una joven y prometedora pianista vasca: Judith Jáuregui. El pasado año irrumpió con fuerza en el panorama musical español con un delicado y romántico disco dedicado a Robert Shumann El arte de lo pequeño y recibiendo una cálida acogida por parte de público y crítica en los festivales y recitales en los que ha participado.

Comenzó el concierto con Jeux a ville d'este del compositor austro-húngaro Franz Listz, uno de los padre del impresionismo del que este año se conmemora el 200 aniversario de su nacimiento. La joven Jáuregui imprimió fuerza y personalidad a un discurso bien construido, recreando con acierto el juego del agua y cantando con sencillez las melodías que surgen dentro del mismo. En la misma línea interpretativa escuchamos Jeux d'eau de Maurice Ravel, obra basada en la primera donde la vitalidad y empuje de la pianista proporcionó continuidad y color al fluir de las aguas, las cascadas, y los arroyos representados. El ímpetu de la joven hace que a veces el sonido en los pasajes forte sea demasiado metálico algo que debe cuidar para conseguir un mayor equilibrio con sus cálidos piano.

En las Estampas de Claude Debussy mostró un lado más íntimo con una lectura muy personal. La evocadora Pagodes inspirada en las melodías pentatónicas de los gamelanes de Java, la habanera de Le soireé dans Granade (ciudad que el compositor no conoció) y el contundente Jardin sous la pluie las interpretó de manera muy fresca, adoleciendo quizás de madurez y reposo. La primera parte concluyó con una acertada interpretación de L'isle jouyeuse donde la joven pianista juega desenfadadamente con el instrumento, matiz que por su edad y carácter sabe imprimir muy bien.

Con la apasionada y romántica Balada número 2 de Liszt llegó el momento cumbre de la noche. Esta especie de poema sinfónico describe el mito griego de Hero y Leandro, historia de amor, donde el desafortunado Leandro tiene que cruzar a nado el estrecho que le separa de su amada hasta que por causa del inescrutable destino muere ahogado en el mismo. El contraste entre los virtuosos pasajes marinos y el lírico canto de los amantes fue conducido de forma magistral con emocionantes momentos de gran expresividad y belleza. Algo más superficial pudo parecer Ondine el primero de los tres poemas de Gaspar de la nuit de Maurice Ravel, pieza de gran dificultad que resultó en todo momento correcta en su interpretación.

Cerró el recital con la Leyenda número 2 San Antonio de Paula caminando sobre las aguas de nuevo de Listz, donde pudimos comprobar que tiene dominada la técnica pianística. Al igual que en la Balada número 2, los pasajes cantábiles tuvieron los momentos de mayor belleza con una intérprete entregada al lirismo y misticismo de la obra. En los bises nos ofreció la Consolacion nº 6 de Listz y una de las Escenas de niños de Mompou.

Como el fluir en cascada de un arroyo, la fuerza, ímpetu y claridad del piano de Judith Jáuregui cierra la parte dedicada a este instrumento en el ciclo "5 grandes pianistas y un clavecinista" que concluirá dentro de tres semanas con el clavecinista Diego Ares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios