Más allá de lo que la realidad transcribe

YA comentábamos en otra entrega de nuestro semanal Diario de las Artes, la completa apuesta de esta galería sevillana por la creación más avanzada. Esta afirmación puede parecer a muchos que no concuerda con el criterio que subyace tras la elección de Salomé del Campo para ocupar los espacios expositivos de la galería macarena - la sala se encuentra en el centro de ese popular barrio hispalense -. Y es que existe un erróneo planteamiento en considerar que todo lo artísticamente avanzado responde a planteamientos cercanos a las nuevas tecnologías y de espaldas a todo aquello que es considerado como tradicional, siendo la pintura figurativa una de sus más insignes consideraciones. Pues bien, lo que presenta Salomé del Campo es una pintura, marcada por las exigencias de la tradición, entendida está en sus sentidos estrictos de manifestación literal de una realidad sobre un soporte que, a su vez, también se considera clásico.

Sin embargo, este mínimo sometimiento a tan escueto patrimonio significativo no tiene nada que ver con la propia realidad de la pintura de esta artista sevillana, por otro lado, una de las más comprometidas con los testimonios de lo más nuevo.

Salomé del Campo maraca unas estructuras compositivas tradicionales para desarrollar un patrimonio significante distinto, con la realidad ofertando mucho más que lo que ésta describe. Por sus obras transcurre una sociedad pausada, cercana, sin desvirtuaciones visuales pero dejando abiertas muchas posibilidades.

Se trata de la descripción de una iconografía urbana, particular, sencilla y llena de emotivos encuentros.

Las obras de Salomé del Campo plantea, sin exuberancias compositivas una escena donde lo real marca nuevas sendas, donde se presienten argumentos mediatos, donde existen unas exigencias de complicidades, de guiños, de propuestas indefinidas. Y todo desde una pintura donde las meras exigencias pictóricas quedan supeditadas a un relato abierto de una realidad que la artista transcribe con líneas irregulares, llenas de intensidad creativa y dispuestas para ser leídas desde miradas abiertas y cómplices.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios