El amor francés de Felipe II, al desnudo

  • La escritora y periodista Mari Pau Domínguez retrata en su nuevo libro la vida de Isabel de Valois, jovencísima reina consorte de España · La mujer por la que el monarca rompió todos sus esquemas

De las cuatro esposas de Felipe II, Isabel de Valois fue la única que enamoró perdidamente al rey. Hija de Enrique II de Francia y Catalina de Médicis, la reina consorte de España desde 1559 a 1568, es poco conocida y es un personaje del que se tienen escasos datos históricos. Casada con el padre del que en principio estaba destinado a ser su marido, el príncipe Carlos, debido a la viudedad de Felipe II y a las necesidades políticas que establecía el tablero de las monarquías europeas, se la conoce también como 'Isabel de la paz', porque el enlace fue fruto del tratado Cateu-Cambrésis, que establecía la paz entre España y Francia, considerado de gran relevancia por su vigencia de más de un siglo.

La historia de una vida, entre realidad y ficción, que la periodista y escritora Mari Pau Domínguez ha retratado en un libro llamado El diamante de la reina. El amor francés de Felipe II, de 'La Esfera de los libros', que presentó ayer en las Bodegas González Byass junto a la delegada de Cultura y Fiestas, María Dolores Barroso, y la periodista Anabel Padilla.

"Es mi primera novela histórica y fue un proyecto que se me ocurrió porque creo que éste es un personaje muy interesante, y me parece que daba mucho de sí para mostrarlo en una obra de estas características: de intriga y de pasiones", comentó su autora. "Me gustó el personaje -añadió Mari Pau- porque se ha escrito muy poco y ha sido poco explorado. Me parecía interesante contar el periodo de mandato de Felipe II desde el punto de vista de una de sus mujeres. A la que más amó. A pesar de que el rey eclipsaba a su esposas".

Veinte años mayor que Isabel, al monarca no parece preocuparle la diferencia de edad de su futura esposa, que sabe que no podrá consumar el matrimonio hasta que su adolescente esposa esté preparada para darle hijos. En el momento del enlace, la reina consorte no ha tenido todavía la primera menstruación.

Isabel de Valois le dio dos hijas a Felipe II. Ningún varón. A pesar de todo, el rey se involucró de lleno en la educación de las pequeñas, a las que amó por encima de todas las cosas.

"Fue una mujer culta, a la que costó acostumbrarse al austero estilo de vida en palacio en España. Le gustaba mucho la moda, los colores, no se habituaba a los sobrios blanco y negro del vestir en nuestro país (símbolos de distinción). Una forma de ser que conquistó a Felipe II a quien incluso convenció para trasladar la corte de Toledo a Madrid", subrayó la escritora.

El nombre de la obra (El diamante de la reina. El amor francés de Felipe II), tiene su origen en la joya 'El estanque' que Felipe II encargó elaborar para su esposa, para que entrara en Toledo con todos los honores. Tenía que ser un diamante diferente a los demás, único. Su forma era cuadrada, como la de un estanque, y su color, como el del acero.

La autora desarrolla la historia en algunos escenario ficticios, como ciertas zonas de Andalucía, región que Isabel de Valois nunca conoció. Asimismo, entre esta trama verídica, se introduce la intriga de una posible aventura amorosa de Isabel de Valois con el ayudante del joyero que pulió el diamante, Juan de Nápoles.

Consentida, caprichosa y, también, ludópata, la vida de 'Isabel de la paz', se debatió constantemente entre los derroches, los celos por las continuas infidelidades de su esposo y una frágil salud que no se vio favorecida por la medicina de la época. Tras cuatro embarazos, dos hijas y dos abortos, el último 'la mató' a la edad de 22 años. Fue una víctima del delirio de Felipe II por conseguir descendencia. Tuvo una angustiada vida marcada por su obsesión.

"Creo -apuntó la autora- que en España todavía hay muchos personajes femeninos importantes que han sido poco investigados, o de los que se conservan muy pocos datos. En este caso, conocemos mejor a Isabel de Valois a través de la vida de Felipe II".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios