175 años de 'Constancia' embotellada

  • González Byass ‘cuenta’ la historia de su vida en una exposición, abierta hasta octubre

Comentarios 3

González Byass tiene historias que contar. Todas las que caben en 175 años de vida y todas las que han sobrevivido al paso del tiempo. A través de numerosos objetos ‘supervivientes’, la bodega acoge hasta octubre una exposición que hace un recorrido por las diferentes etapas de vida de la empresa. Una cita llamada ‘Constancia’, porque éste era el lema del fundador de esta institución, Manuel María González Ángel, y porque así se llama el núcleo arquitectónico que conforman las bodegas.

El acto de inauguración, celebrado ayer, estuvo encabezado por el presidente de González Byass, Mauricio González-Gordon hijo, y la delegada de Cultura y Fiestas, Dolores Barroso, así como numerosos familiares y amigos. “Ésta es una de las principales actividades que conforman el programa de celebración del 175 aniversario”, aseguró González-Gordon, que añadió que esta muestra “evoca el afán por conservar de la familia, porque aquí no se tira nada”. De este empeño nació el archivo de la bodega hace 20 años. Por ello recordó Mauricio al fallecido Juan Guerrero, encargado de la labor de conservación y selección del archivo, y a Manuel Pérez Celdrán y Jesús Anguita, herederos de esta tarea. Asimismo, el presidente de la entidad ensalzó la labor del equipo de Enoturismo, encargado de escoger los elementos que se muestran. “No es sólo una exposición –comentó González-Gordon–, es la historia de muchas cosas que han ocurrido en Jerez a lo largo de los siglos XIX y XX”.

‘Constancia’ esta dividida en zonas. Así, está la dedicada a los inicios, llamada ‘Iniciativa’, que está protagonizada por la creación del negocio con elementos como imágenes, máquinas centenarias, legajos testigos de firmas y números... Un segundo espacio está protagonizado por el crecimiento de la empresa, ya no sólo a nivel comercial, sino de los propios edificios en sí. Se pueden ver fotografías de los primeros visitantes como la reina Isabel II en 1862 o la construcción de la bodega La Concha , que puso la primera piedra el 7 de mayo de 1868, según dice una cuartilla de papel azul.

La innovación se hace con la tercera parte de la exposición, en la que se relatan historias de la influencia de la Revolución Industrial, la llegada del ferrocarril a la ciudad gracias a la bodega. González Byass fue la primera en tener agua y teléfono en Jerez y tuvo luz y máquinas de escribir antes incluso que el Ayuntamiento. También se habla de la influencia de la vida social con la llegada de deportes nuevos traídos por los ingleses o el cuidado del medio ambiente con la creación de jardines. También, a través de esta exposición se puede conocer con más detalle la creación de la marca Tío Pepe en 1935 de la mano de Pérez Solero o la evolución de la marca de empresa a lo largo de las décadas, a la par que su publicidad.

También hay espacio para la familia, empeñada en conservar a lo largo de estos 175 años cualquier papel, y otros ‘artefactos’, que entraran en la bodega. Gracias a esta labor, González Byass tiene un archivo 180.000 cartas, miles de legajos, una fototeca, una colección de 15.000 botellines y miniaturas, valiosas máquinas de escribir, el primer contador de agua que hubo en Jerez, carteles de publicidad, toros, planos, teléfonos antiguos, etiquetas (19.000)... Un archivo del que ha salido esta exposición.

Y en el centro del albero, presidiendo la muestra, un luminoso de Tío Pepe, acompañado por botellas de diseño voladoras, flotando sobre un pozo a modo de espejo. Reflejo de 175 años de pasado..., y de lo que queda por llegar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios