111 años de "Deutsche Grammphon"

  • En la colección "11 Great Vídeos" se recuperan registros como el "Don Giovanni de 1954"

En 1887, diez años después de que Edison inventara el fonógrafo a cilindro, el ingeniero alemán Emil Berliner (1851-1929) patentó un aparato similar al que llamó gramófono, donde el cilindro era reemplazado por un disco, utilizando una forma de grabación parecida aunque con mejoras: la aguja de este nuevo aparato no tallaba un surco de una profundidad diferente según la intensidad del sonido, como ocurría con el cilindro, sino que marcaba surcos ondulados horizontales sobre el disco. Al principio el disco medía 13 centímetros de diámetro, era de cinc y llevaba una capa de cera donde quedaba grabado el surco. El gramófono funcionaba con una manivela (como la cuerda de los relojes) que desarrollaba una velocidad de 70 vueltas por minuto, con una duración de audición de dos minutos.

Un año después Berliner pone a punto la duplicación de discos a partir de una matriz en cinc sobre caucho vulcanizado. Este procedimiento de duplicación a gran escala fue la principal y determinante ventaja del disco con respecto al cilindro.

En 1896 se consiguió dar un paso más al dotar de motor eléctrico a los gramófonos. Esta evolución fue concluyente para que Emil Berliner y su hermano Joseph fundaran el 6 de diciembre de 1898 Deutsche Grammophon Gesellschaft en la ciudad alemana de Hanover, la primera fábrica en el mundo especializada en el prensado de discos.

El sello amarillo celebra el 111 aniversario de la fundación de esta empresa con tres colecciones: Caja ‘Collector’s Edition’, Álbum ‘111 Classic Tracks’ y ‘11 Great Videos’.

La ‘Collector’s Edition’ es una caja recopilatoria, de edición limitada, con 55 compactos que acoge obras maestras ejecutadas por destacados interpretes con grabaciones consideradas fundamentales dentro del catálogo de Deutsche Grammophon.

El álbum conmemorativo de 6 compactos ‘111 Classic Tracks’ está compuesto por 111 fragmentos de otros tantos artistas (desde Claudio Abbado a Krystian Zimerman), entre los que encontramos dos curiosidades: el ‘O paradiso dall’onde uscito’ de la ópera L’Africaine de Meyerbeer interpretado por Enrico Caruso (grabación de febrero de 1907) y un cuarto movimiento, Finale. Allegro assai, de la sinfonía nº 40 de Mozart con la Berliner Staatskapelle dirigida por Richard Strauss (grabación de 1927), que se escuchan con una nitidez increíble.

En la colección ‘11 Great Videos’ el sello amarillo recupera registros tan interesantes como el Don Giovanni grabado por Wilhelm Furtwängler de 1954; el ‘The Making of the West Side Story’ correspondiente a la grabación que el propio Bernstein realizó para esta discográfica en 1985; o la extraordinaria versión de los conciertos para piano 3 y 5 de Beethoven con Maurizio Pollini, la Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Karl Böhm.

En definitiva, se trata de una edición muy variada a un precio muy interesante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios