El arte y sus artistas a la llamada de los que más lo necesitan

NO es novedad que los artistas sean convocados para un noble fin. En los últimos tiempos hemos asistido a varios ejemplos donde los artistas plásticos han donado sus obras para que con ellas poder obtener beneficios y ser destinados a los más necesitados o a un fin de cierta trascendencia social. Una vez más casi todos han respondido con generosidad. Es de agradecer que en un universo artístico donde el compañerismo brilla por su ausencia y las envidias entre unos y unos están al cabo de la calle, cuando se les llama acudan con prontitud. Una cosa no quita la otra. Yo, desde mi parcela me siento, ahora sí, orgulloso de todos y agradezco su comportamiento.

En esta ocasión ha sido el pueblo de Haití el que necesita mucho y de muchos. Ha sido un pueblo castigado por los elementos - también por los sistemas políticos - y están muy faltos de todo. Un grupo de jerezanos son los que han movido cielo y tierra para que todos pongamos nuestro granito de arena en beneficio de los que más lo necesitan. De esta manera surge esta iniciativa artística. Una exposición-subasta para obtener un poco con que ayudar a muchos.

Desde el miércoles pasado en los bellos espacios expositivos del Damajuana - Luis y Leo han prestado generosamente sus instalaciones y se han puesto absolutamente a disposición de la organización para dar forma a la no poca y compleja infraestructura - se presenta una exposición de pintura y fotografía - también existe obra gráfica y varias piezas magníficas de diseño por ordenador - que va a terminar con una subasta pública de lo mucho y bueno que allí se encuentra expuesto.

Los artistas han donado sus piezas gentilmente y, además, se han prestado a darles un precio simbólico con objeto de hacerlas más atractivas y asequibles. De esta manera, el espectador se va a encontrar con obras de auténtica categoría salidas de importantes artistas de la zona. Nombrar a todos - casi sesenta autores - sería prolijo. Pero, con objeto de atraer la atención y para que sepan los interesados a qué atenerse, les puedo decir que existen piezas de bastante importancia de, entre otros, David Saborido, Carlos Laínez, Carmen Guerrero, Paco Almengló, Antonio Vela, Rocío Cano, Mercedes Santos, Luis Grajales, Pepe Basto, Jesús Rosa, Manolo Ruiz Ortega, David Maldonado, Fermín Villaescusa, Raúl Zarzuela, José Manuel Reyes, Jesús Marín, Aurora Simo, Rosa Mackinley, Juan Carlos Toro, Adrián Fatou, Carmona Otero, Carlos Muñoz, Juan Luis Carmona, Luis García Pelayo, José Manuel Paredes, Pepe Medina, Gonzalo Martínez, Pilar Estrade, Manolo del Valle, Paco Pérez y un largo etcétera que dejan bien a las claras que se trata de una oportunidad única para hacerse con obras de importantes artistas.

La exposición y postrera subasta va a permitir, además, contactar con la realidad de una práctica artística jerezana - también del entorno cercano - que afronta los dispares estamentos de un arte contemporáneo con numerosísimos encuadres y con muchas circunstancias. En la exposición nos vamos a encontrar los postulados academicistas tradicionales, los estamentos de una figuración amplia y con infinitos matices, los argumentos de una pintura abstracta, también con muchos posicionamientos y, además, otras situaciones que, aunque menos utilizadas, ofrecen el testimonio de un arte que no se detiene y que afronta nuevos y abiertos registros.

Estamos en definitiva ante una oportunidad para acercarnos a un mundo artístico que, una vez más, ofrece su cara más amable y se pone al servicio de los más necesitados. Por esto más que nada estamos llamados a acudir al Damajuana . La ocasión no les defraudará.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios