El arte jerezano brilla en el Astoria

  • Los cantes de 'Barullo' y 'El Almendro' calaron muy hondo entre el público en el tercer Viernes Flamenco · Mateo Soleá presentó a su hija 'La Malena', que sorprendió a todos, igual que el bailaor Eduardo Clavijo

Comentarios 4

Se sigue con bastante interés por parte del público el feliz desarrollo de los tradicionales Viernes Flamencos de 2010 que tanto gustan y tienen por marco la agradable terraza de verano del antiguo Cine Astoria, que consideramos segura e ideal para esta clase de manifestaciones culturales donde se suele difundir el verdadero y genuino arte flamenco de esta tierra. Actosorganizados por la delegación municipal de Cultura y Fiestas y en esta ocasión bajo el patrocinio de Cajasol y Telefónica. El bonito y entretenido espectáculo del pasado viernes fue muy bien acogido por parte del público que supo valorar la total entrega de todos los componentes de esta tercera jornada flamenca, la que abrió poniendo el alma el cantaor del Pago de San José Alberto Sánchez 'El Almendro', que estuvo muy bien acompañado por la guitarra experta de José Ignacio Franco y con las palmas a compás de Luis Santiago y Juan Peña.

El jerezano comenzó su actuación interpretando los deliciosos cantes de Cádiz por alegrías, que sirvieron ya para recoger del público los primeros aplausos de la noche. Cantaor y guitarristas, bien acoplados en el escenario, se inclinaron luego por interpretar con gusto los cantes por soleá, unos fandangos valientes que dedicaron al público y a sus amigos allí presentes, que fueron muy bien recibidos y aplaudidos por parte del público asistente en general, lo mismo cuando interpretó en el cierre de su actuación con sentido del ritmo las clásicas bulerías de Jerez, donde también recogieron muchos aplausos. Le siguió el cantaor de La Plazuela Barullo de Jerez, que fue muy bien recibido por parte del público que admira su arte y que estuvo además arropado por el grupo de su gente, compuesto por el guitarrista Manuel Moneo 'Nieto', que es uno de los componentes de esa importante saga de los Moneo donde están incorporadas Rocío y Macarena y el familiar Antonio Carpio, que fueron los que acompañaron fielmente en esa mágica noche al Barullo, que supo estar a la altura de siempre y pleno de facultades. Con sentido de la responsabilidad entregó a su público los cantes de Jerez por soleá-bulerías y unas excelentes seguiriyas que dedicó a su tío Luis Moneo entre los aplausos del público.

Entre los cantes de su atractivo repertorio extrajo el cantaor de San Miguel unos fandangos valientes que ejecutó a pulmón abierto, los que bien supo rematar con letras de sentencia y fuera de micro, donde también arrancó del público sinceros aplausos y felicitaciones, como también recogió al ejecutar con el justo compás de la tierra las bulerías auténticas de su Plazuela, las que le sirvieron al cantaor y a sus acompañantes para cosechar el triunfo una vez más en su tierra. Tras el descanso y dentro de un grato ambiente, se dio paso al desarrollo de la segunda parte con la presencia en el escenario del respetado cuadro flamenco dirigido por Eduardo Clavijo, que estuvo compuesto por 'El Quini' y Agustín Mancheño para dar el cante y donde actuó además como artista invitado el cantaor Manuel Fernández 'El Gordo', de La Fragua del 'Tío Juane', que sustituyó al programado y popular artista Juan Parrilla. Como guitarristas intervinieron Ismael Heredia y Agustín de la Fuente, que tiene en su haber un excelente currículum como el percusionista Pablo Moreno. 'El Gordo' estuvo en su justa medida al acompañar por martinete y seguiriyas al temperamental bailaor de raíces jerezanas Eduardo Clavijo, que estuvo fenomenal en cada una de sus actuaciones. Bien centrado y con un excelente movimiento de brazos y componiendo con elegancia las diferentes posiciones y figuras del baile, con unos deliciosos zapateados que pusieron al público de pie al finalizar su actuación y con uno de los mejores aplausos de la noche. Tras el baile llegó de nuevo a las tablas el buen cante y en esta ocasión de la mano del veterano artista Mateo Soleá, que estuvo muy bien acompañado por la guitarra amiga de Domingo Rubichi, en palmas por el Boo, 'El Zapi', que también baila como el que más, Juan 'El Ganzo' y por su hija 'La Malena', que tiene unas buenas maneras de expresar el cante y el baile de esta tierra y que en su momento complació a su padre y al público en general entregándoles una espontánea y agradable actuación flamenca y que recogió por ello los aplausos del público. Mateo Jiménez Soto empezó su atractivo recital interpretando el alegre cante de las romeras, que es un bonito palo flamenco donde se mueve muy bien el cantaor, lo mismo que en el cante de la soleá y en el de las seguiriyas, donde se queja a gusto y donde suele poner el maestro el alma y el sentimiento gitano.

Luego entregó unos fandangos valientes de su propia cosecha y con el contenido de unas sentidas letras flamencas de bastante respeto y cariño hacia los mayores. Abrió su arte con el rico son de las bulerías de Jerez, que cantó y bailó entre los aplausos del público e invitó a subir al escenario a todos los compañeros de esta tercera jornada de los Viernes Flamencos, donde se lucieron con sus respectivos cantes, bailes y toques. El próximo viernes día 27 de agosto se cierra este ciclo de los Viernes Flamencos con un cartel bastante interesante donde participan entre otros artistas Juana la del Pipa, que es una extraordinaria cantaora premiada en el pasado Festival de Jerez por la Federación Local de Peñas flamencas en el cante atrás y que estará asistida en guitarra por Pepe del Morao. Con ella compartirán actuación Diego Agujetas con Alberto San Miguel a la guitarra; Manuel de la Fragua, que estará arropado por la guitarra familiar de Domingo Rubichi y el baile estará protagonizado por el cuadro flamenco de la joven bailaora Mercedes Pantoja.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios