Arte Inauguración de la muestra 'Sin más' en el CUC

El arte de la provincia'Sin más', algo más que una recopilación

  • Numerosas autoridades y representantes del mundo de la cultura de toda la provincia asistieron a la inauguración de 'Sin más. Arte contemporáneo', puesta en marcha por Unicaja y el Grupo Joly en el CUCEl éxito inaugural de la muestra del CUC abre una oportunidad al arte de ahora en la ciudad

Comentarios 1

El Centro Cultural Unicaja abrió ayer sus puertas al arte de Cádiz. Al arte, Sin más. Arte contemporáneo, como indica su título. Y nadie quiso perder detalle. El acto inaugural de la muestra patrocinada por el Grupo Joly, se convirtió en la tarde noche de ayer en el punto de encuentro de Cádiz con su arte y artífices.

Artistas, políticos, escritores y representantes de todos los sectores de la sociedad no dejaron pasar la ocasión de asistir a esta fiesta del inagotable ingenio de una provincia tan diversa como la nuestra. Por ella desfilaron múltiples manifestaciones plásticas gestadas en los últimos 25 años por los autores más representativos de Cádiz, sin más horizontes creativos que la tierra que los vio nacer. De la selección y comisariado se ha encargado el crítico de arte de Diario de Cádiz, Bernardo Palomo, cuya labor fue elogiada en cada uno de los recovecos de las laberínticas salas del CUC.

"Para hacer la selección de nombres me he dejado llevar por el corazón y la calidad. No están todos los que son. También he contado con la obra de los desaparecidos Lolo Pavón y Lauro Montero. Con esta exposición he querido representar el arte más inmediato al ciudadano y tras ésta podrían hacerse otras, porque son muchos los artistas", decía, entre el aluvión de felicitaciones que recibía.

Entre ellas, las del presidente-editor delGrupo Joly, José Joly Martínez de Salazar, su esposa, Marita Rufino, y el director de Diario de Cádiz, Rafael Navas. En representación de Unicaja asistieron Ángel Fernández Noriega, secretario general de la entidad y Felipe Faraguna, director de la Obra Social, quien reconoció que "esta exposición conecta directamente y con fuerza con Cádiz y en esta línea queremos empezar a movernos desde Unicaja, tras un año centrado en la obra de autores de otros puntos de la geografía".

Junto a ellos estuvieron presentes una más que nutrida representación de la vida política, social y cultural de la provincia de Cádiz. Entre ellos, la alcaldesa de la capital, Teófila Martínez, el presidente de la Diputación, Francisco González Cabaña, y la delegada provincial de Cultura, Yolanda Peinado.

La primera edil de la ciudad dijo que para el Ayuntamiento de Cádiz "ha sido importante comprobar la amplia representación de artistas de prestigio pero con una larga trayectoria por delante que tiene la exposición, porque en esta vertiente estamos trabajando de cara al Bicentenario ".

Y es que Sin más. Arte contemporáneo aglutina la obra de 42 artistas, en un interesante ejercicio reivindicativo de la provincia, como fuente inagotable de inspiración. Sus verdaderos protagonistas, de los que acudieron una treintena, se hicieron la foto de familia ante una llamativa creación del artista Lo herrera. Junto a él, que celebró la grata coincidencia de posar ante su obra, también se pudo apreciar el rostro sonriente de Carmen Bustamante, Ricardo Galán Urréjola, Candi Garbarino, David Parra, Luis Quintero o Luis Gonzalo, entre otros muchos, quienes aplaudieron la puesta en marcha de una iniciativa de estas características.

También se dejó ver el gerente de la única galería que sobrevive en la ciudad, Rafael Benot, que alabó la estratégica ubicación de los cuadros y las bondades de una sala que se presta a ensalzar cada una de las obras.

Obras que navegan entre la pintura, la escultura e incluso la fotografía, como la que exhibe Juan Carlos Toro, redactor gráfico de Diario de Jerez, en cuya representación también acudió su director, David Fernández.

Una amplia panorámica de las principales tendencias e inquietudes plásticas que, desde el CUC, exhiben su apertura a todo tipo de registros en la particular conquista realizada en este último cuarto de siglo de la contemporaneidad. Así lo ha concebido Bernardo Palomo, que anoche abrió las puertas de su dilatada trayectoria a toda la sociedad gaditana.

A las ocho de la tarde el Centro Cultural de Unicaja, el ya popular CUC, era un hervidero de gente. "Nunca se había visto algo así para una exposición de arte contemporáneo", admitía maravillado Felipe Faraguna. El propio comisario de la muestra, Bernardo Palomo, con muchas comisarías a sus espaldas, disfrutaba con un ambiente inusual en la provincia para ver, eso sí, a lo que podríamos llamar lo mejor de la 'segunda unidad' del arte gaditano en los últimos 25 años. Y esa 'segunda unidad', nombres no célebres para el gran público pero de una enorme proyección, causó una excelente impresión a los asistentes. Lo refería un buen coleccionista de arte como es el secretario de la CEC, Javier Sánchez Rojas: "Una exposición excelentemente montada, muy asequible para el gran público y de las que crea afición".

En este marasmo, buena parte de los creadores observaban sorprendidos una cantidad de gente que se detenía ante lo que había salido de sus manos. Palomo hacía de maestro de ceremonias y ofrecía una nueva mirada ante cada una de las obras expuestas. Señalaba un vaso oculto en un bodegón abstracto y, de repente, entre las manchas de color, aparecía todo un bodegón tal y como lo concebimos; situaba la trama de un hombre en reposo como la observación del pensamiento; el fuego urbano de la ciudad, de Ricardo Galán, se convertía en un thriller lleno de ruido y de furia; el cuadro de Lo herrera, un puñetazo neoyorquino en el corazón de Cádiz, nos traslada a Basquiat... y Palomo llega a su lugar sagrado, a su "sacristía". Se trata del lugar más recóndito de la exposición. En él dialoga la serenidad de un reflejo en la orilla del mar, pintado de manera hiperrealista por Carmen Bustamante, con la pulidora de conchas que aporta Juan Carlos C. Laínez, que es una caseta de playa de las antiguas, que es una playa de las antiguas, que es una arena de las antiguas. Todas estas cosas y más se pueden ver sin más hasta el próximo 20 de octubre. Consiste en mirar, que luego ya nos dirá la mirada qué es lo que hemos visto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios