El ausente encanto de la burguesía

Comedia dramática, Fra-RU, 2011, 88 min. Dirección: Julie Gavras. Guión: O. Dazat, J. Gavras. Fotografía: Nathalie Durand. Música: Sodi Marciszewer. Intérpretes: Isabella Rossellini, William Hurt, Doreen Mantle, Kate Ashfield.

Alineados respectivamente en el tremendismo apocalíptico (Notre jour viendrá) y el cine intimista y familiar (La faute à Fidel), los dos vástagos -Romain y Julie- de Constantin Costa-Gavras vienen a corroborar en su ADN fílmico el triste tránsito de la modernidad al presente, a saber, la renuncia de una generación que nada parece haber heredado de sus padres que no sea la voluntad de profesionalizarse en el mundo del cine con todos sus tics y peajes.

Allí donde el padre encontró una fórmula de género para el llamado cine político, los hijos confirman la amnesia y el absentismo ideológico propio de quienes se han criado entre algodones, inquietante trasunto argumental de esta película de Julie, ejemplo paradigmático de esa producción mediana y mediocre que inunda hoy las salas de versión original europeas para alborozo de matrimonios de clase media con un poco de nostalgia de sus días progres.

Así, Tres veces 20 años dibuja un odioso y autocomplaciente panorama familiar de clase alta para juguetear a la crisis de edad de dos padres (William Hurt e Isabella Rossellini) a los que la sesentena no parece haberles sentado nada bien. Problemillas generacionales y gatillazos emocionales convertidos en amables e inofensivos clichés que buscan con desvergüenza y nula inversión formal las identificaciones y proyecciones propias de esta nueva era de la cinefilia entendida como manual de autoayuda. Y lo más triste no es eso: un jurado universitario la eligió como su película favorita en el pasado Festival de Sevilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios