El callejón del gatoFricciones

Lectores sin remedio

SI a algún amigo o conocido, en un acto de temeridad, se le ocurriera pedirme que le sugiriera una novela que recree la Roma imperial y la figura de Julio César, yo no dudaría (con permiso de mi amigo Juan Cienfuegos) en aconsejarle 'Los idus de marzo' de Thornton Wilder. Novela que, además, tiene como interés añadido su estructura epistolar; cartas por las que vamos conociendo la psicología de los personajes, sus preocupaciones, deseos, sentimientos, etc., y entre los que destaca el poeta Catulo. Pero si ese amigo o conocido, en un ataque de imprudencia manifiesta, persistiera con terquedad en más sugerencias, le aconsejaría el drama de Shakespeare 'Julio César' y, en especial, el discurso de Marco Antonio ante la plebe de Roma (magnífico Marlon Brandon en la película de Joseph L. Mankiewicz), o el capítulo dedicado a Cicerón en 'Momentos estelares de la humanidad', de Stefan Zweig. O incluso, si sólo se trata de entrar en contacto con los héroes clásicos el 'Coriolano' del mismo Shakespeare. Porque de eso tratan las grandes obras que hemos señalado, de héroes, de hombres grandes que supieron estar más allá de la altura a la que su tiempo les exigía. Y no otra intención tuvieron Wilder, Shakespeare, Zweig y tantos otros escritores, sino poner de relieve, ante la admiración de los lectores, la grandeza de aquellos hombres convertidos en héroes. Como son, por otra parte, el Ulises de la 'Odisea', o el Eneas de Virgilio. Pero ya Valle-Inclán se encargó a principios del siglo pasado de transformar heroicidad en mezquindad, grandeza en miseria. Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos del callejón del Gato dan el esperpento: visión degradada de la realidad, transformada con matemática perfecta de espejo cóncavo, cuyos héroes son fantoches y peleles, como don Latino de Hispalis. ¿Cómo, si no es a través de los espejos cóncavos, pudimos leer las entrevistas realizadas a cargos provinciales y nacionales y publicadas en este mismo Diario (véanse domingo 16 de enero y sábado 29 de enero)? Se palpaba en las respuestas de ambos personajes el desprecio por los más básicos principios de democracia, justicia y honradez propios de políticos resabiados y reservones que se refugian en tablas, agachan la cabeza y escarban en los asuntos tenebrosos, no para destaparlos, sino para echarles más tierra encima. Hace ya demasiado tiempo que algunos políticos, lejos de ser héroes, no están ni siquiera a la altura que les exigen los tiempos y los ciudadanos; hace ya demasiado tiempo que la realidad política de nuestra tierra ha pasado por los espejos cóncavos del callejón del Gato, y sólo refleja seres mezquinos y degradados. Yo, como aquel que se acercó a César, les advertiría "guárdense de los "idus de mayo".

José López Romero

Claude Lanzmann. Seix Barrall. 2010

Se presenta ahora en nuestro país la edición castellana de este libro que desde su publicación en Francia es todo un fenómeno de ventas. Para situarnos es preciso decir que el autor fue el director hace unos años del documental 'Shoah', quizás el más duro testimonio que se ha hecho nunca sobre el exterminio judío en la segunda guerra mundial. Hasta el propio Lanzmann afirma que sólo será recordado por esa aportación a la memoria histórica. Quizás se equivoca, pues este libro que ahora se presenta en España, que no es ni más ni menos que sus memorias desde sus tiempos de miembro de la resistencia francesa, pasando por la etapa de profesor en la Alemania destruida después de la guerra y, sobre todo, deteniéndose en su relación con Sartre y Simón de Beauvoir, cuando con ellos formaba parte de la redacción de la revista 'Tiempos Modernos', también es toda una apasionada crónica del siglo XX. R.C.P.

Edmundo De Amicis. Páginas de Espuma, 2009.

Adquirí hace algún tiempo este libro, pero como me pasa con otros muchos la falta de tiempo, o la llegada de otros de más reciente publicación, lo fue desplazando hasta el olvido. Hace algunas semanas casualmente topé con él… Amicis, solo el autor de 'Corazón' para muchos, es uno de los grandes representantes de la mejor literatura de viajes. Sus libros sobre 'España durante el reinado de Amadeo I' o 'Estambul', tan alabada por Pamuk, alcanzaron fama universal y aún hoy, sobre todo la segunda es de lectura obligada para aquel que se aventure hacia el Bósforo. Estos recuerdos de Londres y París, en realidad fueron dos libritos independientes, que ahora se reúnen en una edición, en la que el autor nos hace pasear por calles y plazas, y debo decir que logrando hacer sentir al lector la esencia del viajero tan alejada de la del turista. Pese a los años transcurridos desde la crónica de Amicis, creo que aún siguen siendo estos textos del italiano, de los que mejor nos muestran el auténtico rostro de ambas ciudades. R.C.P.

Juan José Millás. Debolsillo, 2001.

El género del cuento o relato breve está, sin duda, en su momento de esplendor; lleva ya así bastantes años, desde que los novelistas hispanoamericanos, aquellos del 'boom' para entendernos, traían también bajo el brazo, además de sus excelentes novelas, colecciones de relatos en los que por supuesto ejercieron su magisterio en los narradores actuales. Juan José Millás no es un alumno aventajado, puede perfectamente codearse con los grandes porque el lector no encontrará textos más originales que los relatos o cuentos de este escritor. Si aquí sugerimos este volumen, no menos divertido es su 'Cuerpo y prótesis' (Punto de Lectura). Además de sus novelas ('La soledad era esto' o 'El desorden de tu nombre' o 'El mundo', con la que consiguió el premio Planeta 2007), Millás es un verdadero maestro en esas distancias cortas del relato breve. Muy interesante también consultar su página web. J.L.R.

Manuel Mújica Laínez. Cátedra, 1999.

Manuel Mújica Laínez es un escritor argentino (1910-1984) más conocido por sus novelas históricas (la insuperable 'Bomarzo', 'El unicornio', 'El laberinto', 'El escarabajo') que por su otra producción literaria, sus novelas contemporáneas, tan interesantes como las anteriores, aunque nunca abandona Mújica el pasado, pero en éstas el más reciente. Así, novelas como 'La casa', 'El gran teatro' y 'Los ídolos'. En esta narración nos plantea Mújica el problema de la creación y la obsesión que puede producir en mentes demasiado sensibles, pero también nos ofrece la imagen de una clase social, la aristocracia, en proceso de descomposición. El narrador, coprotagonista del relato, nos cuenta la historia de su amigo Gustavo, joven aristócrata, obsesionado con el libro de poemas 'Los ídolos' escrito por Lucio Sansilvestre, del que no se conoce otra obra, en una especie de síndrome de bartleby. J.L.R.

Me preguntaban hace unos días, en un medio de comunicación regional, en torno a la irrupción de las nuevas tecnologías en el mundo del libro, y en concreto sobre los libros electrónicos. Contesté lo que tantas veces he expuesto en estas mismas páginas, que "el proceso es irreversible, y que todo parece ir más de prisa de lo que nunca imaginamos". Precisamente esa aceleración está provocando curiosas fricciones entre lo que ha sido algo inamovible desde hace siglos y el futuro que se ha hecho casi presente. En este periodo de transición se están viendo afectados no solo los formatos sino hábitos, costumbres, instituciones… Un ejemplo: hace algunos meses un municipio británico de la órbita londinense, asfixiado como otros por la crisis decidió cerrar una de sus bibliotecas públicas para ahorrar gastos, justificándolo además con el peregrino argumento de que "en un mundo donde reina Internet, ¿qué valor pueden tener estas instituciones arcaicas?". La respuesta no se hizo esperar. Un usuario de la biblioteca envío, valiéndose precisamente de las nuevas tecnologías, un mensaje a través de su móvil dando cuenta a otros usuarios de las intenciones municipales, mensaje que se propagó con la rapidez del rayo. En él se conminaba a todo aquél que le importara la biblioteca, a que se personara en ella e hiciera uso de su servicio de préstamo. En pocos días, tal fue la respuesta, las estanterías de la biblioteca estaban prácticamente vacías, con lo cual se mandaba el mensaje de que la biblioteca publica, pese a Internet, al libro electrónico y a las nuevas tecnologías, era un servicio apreciado y sobre todo útil para la comunidad. El resultado final es que parece que el mencionado municipio londinense va a pensarse algo mejor en dónde aplicar la tijera para recortar gastos. A propósito de esto hay que decir que las bibliotecas públicas fueron una de las instituciones que mejor se adaptaron a la irrupción de internet en nuestras vidas, creando dentro de sus instalaciones, como un servicio gratuito más, la conexión a la red. Pero es que ahora también vuelven a ser de las primeras en moverse ante la irrupción del libro electrónico. Otro ejemplo: La Biblioteca Provincial de Huelva es la primera andaluza que, dentro de una experiencia piloto a nivel nacional, ha adquirido cincuenta e-Reader (lectores) para comenzar a servir libros electrónicos a sus usuarios.

Ramón Clavijo Provencio

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios