Lectores sin remedio por Ramón Clavijo y José López Romero

El chico de la estrella

Comentarios 1

Cuando cayó en mis manos el último poemario de José Lupiáñez titulado ‘La edad ligera’ (además, tuve la enorme satisfacción de presentarlo en la Escuela de Hostelería de Jerez), después de la lectura atenta llegué a la conclusión de que el cambio que ya había anunciado la poesía de Pepe Lupiáñez en sus libros anteriores, llegaba a su consolidación y expresión última en aquellos poemas. El juvenil ‘Ladrón de fuego’ había dejado paso a la madurez nostálgica de un poeta que prefería el intimismo, la experiencia personal, la evocación de paisajes soñados y vividos para expresar unos sentimientos que miraban más hacia el pasado interior que a un futuro lleno de incertidumbres. Hace unos días mi encuentro con el primer libro de relatos de Lupiáñez, ‘El chico de la estrella’, y después de su lectura, de los seis cuentos de que consta el volumen, la conclusión a la que llegué con su poesía, la he confirmado y certificado en su prosa. El denominador común que les da la unidad intrínseca no es otro que la nostalgia, esta vez de una infancia y una adolescencia, en las que todos los que las vivimos, las sufrimos y hasta las disfrutamos en aquellos duros pero emotivos años 60 nos vemos reflejados. Porque hay mucho de autobiográfico en los relatos de Pepe Lupiáñez, muchos recuerdos con los que nos identificamos y en los que reconocemos un tiempo en el que fuimos niños a pesar de las circunstancias. ¿Quién no se verá en el espejo de la vida escolar que nos retrata en ‘Don Siro’ con su tinta a granel, su goma Milán y la ceremonia de forrar los libros al inicio de cada curso?  ¿Quién no reconocerá a alguno de sus mejores amigos de  pandilla en los personajes de ‘El chico de la estrella’, o incluso el barrio del Carmen en su propio barrio? ¿O quién no recordará su primer amor en la niña de ‘El secreto’ o la imagen idealizada y siempre imposible de Nuri en el relato que le da título al libro? Relatos intimistas y festivos como ‘El milagro de los peces’, esperanzadores y llenos de futuro como ‘Regina y el vértigo de la eternidad’, que contrastan con la dureza áspera e inhumana, pero tan real, de ‘El imperio de César’. Relatos en los que Lupiáñez ha sabido, y esto es uno de los valores más llamativos del libro, imprimir el estilo justo a cada escena. La maestría de un escritor se manifiesta precisamente en esto: en adecuar el estilo a la situación narrativa: pausado cuando de evocar la infancia se trata, más ligero cuando los acontecimientos alcanzan un cierto dramatismo, y pocas veces trepidante, porque el estilo de Lupiáñez se remansa, no suele acelerarse, se recrea en la nostalgia de lo vivido a través de la mirada poética que nunca le abandona: el adjetivo preciso y brillante, las metáforas elegantes, y hasta las sensaciones, sobre todo los olores que se respiran, tan familiares algunos, en todos los relatos. Y como elegante es todo el libro para rememorar un tiempo con el que me he reencontrado gracias a Pepe Lupiáñez. ‘El chico de la estrella’, Port-Royal, Granada, 2012. 

José López Romero

Libros recomendados:

La marca del meridiano

Lorenzo Silva. Planeta, 2012

Excelentes libros de viajes, novelas de trasfondo histórico, alguna incluso orientada al público juvenil van dibujando la trayectoria de este escritor. Autor comprometido, se manifiesta especialmente reivindicativo cuando toma como objeto de atención el norte de Marruecos, paisajes y hechos históricos tan vinculados a nuestro país pero que incomprensiblemente parecen tan lejanos. De todas formas fueron Bevilacqua y Chamorro, afortunada pareja de ficción creada por Silva, la que lo colocó dentro del panorama literario español, y lo hizo a lo grande con aquel merecido Nadal para su 'Alquimista impaciente', donde empezamos a engancharnos con las historias de esos dos abnegados y melancólicos guardias civiles. Ahora el Planeta es justo premio a una nueva aventura de Vila y Chamorro, muy pegada a la actualidad que nos golpea y donde el asesinato de un viejo compañero del brigada protagonista es el detonante de la acción. R.C.P.

Grandes esperanzas

Charles Dickens, ilustrada por Ángel Mateo Charris. Círculo, 2012

Cuando el año del aniversario del gran escritor inglés se acerca hacia su final, nos ha parecido oportuno traer a esta sección uno de sus libros, pero en esta ocasión no para recomendarles que lean -que también- las peripecias de su protagonista Philip Pirrip, sino para que admiren la magnífica edición que Círculo/Galaxia Gutenberg ha presentado de la mencionada obra, sobre todo por las ilustraciones del excelente pintor Ángel Mateo Charris. Es curioso que este libro de Dickens, en su primera edición, fuera el único que originalmente fue publicado sin ilustraciones, por lo que las referencias de Charris eran pocas sobre lo que el autor hubiera deseado. Pero la labor de creación del artista enriquece, más que acompaña, el libro que se convierte en objeto de deseo. Charris ya ha tenido otras afortunadas incursiones en el campo de la edición ilustrando "En el corazón de las tinieblas", o la maravillosa portada de un libro de Lorenzo Silva "La estrategia del agua". R.C.P.

Teoría del personaje literario

Rafael Azuar Carmen. Dip. Prov. de Alicante, 1987.

El Instituto de Estudios 'Juan Gil-Albert', perteneciente a la Diputación de Alicante, dispone de un extenso e interesante catálogo de publicaciones en su ya dilatada existencia. Entre las numerosas obras ya publicadas se encuentra este libro que tiene el valor de la sencillez y, si me apuran, hasta del esquematismo; virtudes que se agradecen cuando de teorizar sobre la literatura y sus registros se trata, porque estudios nos hemos topado que solo los entendía el propio autor, y sospechamos que no del todo. Con profusión de ejemplos, Azuar va analizando todos los tipos de personajes que podemos encontrarnos en las páginas de una novela o en el teatro y, lo que es más importante, las claves de la elaboración que utilizan los autores. Pero, además, el trabajo nos ofrece (y de ahí el subtítulo 'y otros estudios sobre la novela') un estudios sobre el diálogo, el paisaje y el tiempo en la novela. Libro muy adecuado para talleres de creación. J.L.R.

Historia de una tragedia. La expulsión de los judios

Joseph Pérez. Crítica, 2001

Un breve trabajo del gran hispanista francés Joseph Pérez, y no por breve menos denso sobre uno de los acontecimientos más importantes de la historia de nuestro país: la expulsión de los judíos en aquel 1492 tan lleno de luces (descubrimiento del continente americano) como también de estas sombras. Las cifras que se siguen manejando de aquel ominoso acontecimiento bailan según los estudios consultados entre los cientos de miles y las decenas de miles. En cualquier caso, la orden firmada por los Reyes Católicos no dejaba de ser una medida que ya habían tomado siglos antes otros países europeos (Inglaterra en 1290 y Francia en 1306), aunque esto no es excusa para lo que fue sin duda, como bien dice el título del libro, una 'tragedia'. Sin embargo, la persecución de los judíos en España data de tiempos muy anteriores a su definitiva expulsión; aunque (también hay que decirlo) gozaron de privilegios y consideración en las cortes de Fernando III y de su hijo Alfonso X. J.L.R.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios