Un concierto entre buenos amigos

  • Raimundo Amador se mete a su público en el bolsillo con una íntima actuación en la Sala Paúl · Contó con la colaboración en el escenario de figuras como Diego Carrasco, Diego 'Ratón' o Curro de 'Navajita Plateá'

Comentarios 3

No mucho más de 150 personas disfrutaron la noche del viernes del concierto que el cantante y guitarrista Raimundo Amador ofreció en la Sala Paúl. Fue un concierto prácticamente en familia, o entre amigos, no sólo por lo ‘recogido’ del entorno, lo que propició una mayor cercanía entre el artista y su público, que prácticamente lo podía tocar, sino también porque entre ese público se encontraban también otras figuras que habían acudido a su convocatoria y que no dudaron en subir al escenario cuando este se lo pidió: Diego Carrasco, Diego ‘Ratón’, de Los Delinqüentes, Curro de Navajita Plateá... armaron todos juntos el taco para jolgorio de los asistentes.

Pero vayamos por partes: como telonera del concierto y para ir abriendo boca, pudimos escuchar a Hermanas Sister, el dúo compuesto por la voz de Anita Rowe y la guitarra de Carlos Germade que hicieron muy ligera la espera con su fusión de funk, jazz y pop, especialmente con su versión de ‘Stop before you break my heart’ en la que, como en todos los demás temas, no se limitó sólo a cantarlos, sino a representarlos con sus movimientos: de brazos, melena...

Poco a poco la sala se fue llenando algo más y sobre las once y cuarto de la noche salió Raimundo Amador que saludó con un lacónico “buenas noches”. Sombrero negro con una brillante pluma naranja, chaqueta de cuero, también negra, como el resto de su vestuario incluida su guitarra, blanca y negra. “¡Raimundo, eres Dios!”, se escuchó gritar a alguien del público. Para ir calentando al personal, utilizó su ‘Candela’ y entre tema y tema fue presentando a los miembros de su banda: el bajo Jesús Garrido, Lin Cortés con la voz y las guitarras rítmicas, Raimundo Amador junior a la percusión, el batería Angie Bao, Carmen Amador (su hija) haciendo los coros, Diego Amador...

Sonaron temas imprescindibles como ‘Hoy no estoy pa nadie’ y como no podía ser menos en Jerez, unas bulerías que fueron muy aplaudidas, con las que ya se quitó el sombrero... y nosotros también.

Hay que hacer notar no obstante que este ‘medio hombre-medio guitarra’, esta bestia de dos cuerpos  se está dejando comer cada vez más por su mitad guitarra porque en la voz prefirió, en bastantes ocasiones, dejarle su sitio a Lin Cortés, como por ejemplo cuando cantaron a dúo ‘Ay que gustito pa mis orejas’.

La R de Raimundo con lentejuelas negras centelleaba mientras sonaban sus magistrales punteos y el público le pedía reiteradamente ‘Boyeré’, un plato que prefirió que no degustáramos hasta el final.

Entre los invitados a compartir escenario estuvieron también Hermanas Sister, que supieron adaptarse perfectamente al ritmo que impuso Raimundo. Este, ya más entrado en faena, llegó a exclamar “¡estoy más contento... que la mar!”, y dedicó canciones a diestro y siniestro: a los amigos que habían venido a verle desde Los Caños, a Antonia, a la novia de su hijo...

Otro de los temas que hizo vibrar e incluso cantar al público fue el de ‘Camarón’, en la voz de Carmen Amador y fue ya con el ambiente a punto de entrar en ebullición cuando Raimundo preguntó: “Ese Curro y ese Diego... ¿donde están?”  Y arriba que subieron Curro de Navajita Plateá  y Diego Carrasco. Este último, quien reconoció que “hacía años que no estábamos juntos”, tomó por unos momentos la voz cantante medio improvisando el tema ‘Gitano hippie’ con el que se metió a todos en el bolsillo y les hizo participar coreando mientras iba calificando de hippies desde Camarón hasta Charlie Chaplin (¿?). Las genialidades de Diego. Para este tema, Raimundo le dio su guitarra a Curro y él cogió la de Lin Cortés, que a su vez cogió la percusión abandonada breves momentos por Raimundo Amador junior.

Con otro Diego, ‘El Ratón’, interpretó el tema ‘Por la baranda’ y posteriormente vinieron una versión de ‘El lago’, de Triana y la demandada ‘Boyeré’, ofrecida a modo de ‘bis’ antes de abandonar el escenario. Pero incluso esto último lo hicieron con arte, ya que Carmen se marcó su ‘pataíta’ por bulerías jaleada por toda la banda. Una noche que no pudo acabar de mejor manera aunque no fuera entre multitudes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios