"La parte más creativa y romántica de mi trabajo es el dibujo de los cómics"

  • El dibujante jerezano se ha alzado con el I Certamen de dibujo 'Creacómic', convocado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo CAM y dotado con un importante premio en metálico

Daniel Diosdado ha ganado ya un número importante de premios. El último, dotado con seis mil euros, se suma a una larga lista. No en vano, el dibujante afirma en esta entrevista que, hasta tener un trabajo estable, "he vivido de los concursos".

-Háblenos del premio que acaba de conseguir. ¿Qué ha supuesto para usted?

-El nombre exacto es el de I Certamen Nacional 'Creacómic', convocado por la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Ha supuesto una alegría enorme porque, además, me presenté un día antes de que terminara el plazo para enviar los trabajos.

-No es la primera vez que gana. De hecho, parece que es veterano en esto de llevarse el gato al agua.

-La verdad es que no me ha ido nada mal. Puedo decir que vivía de los concursos. Ahora tengo mi trabajo, pero me sigo presentando esporádicamente. Selecciono un poco más que antes. Soy más cuidadoso a la hora de elegir lo que mando. Antes tenía más tiempo y de diez concursos, en dos o tres siempre había suerte.

-De todas formas, dice que en este caso presentó un trabajo prácticamente a punto de expirar el plazo. ¿Fue un trabajo contrarreloj? ¿Había una idea preconcebida?

-Te explico. El concurso tenía tres categorías: medio ambiente, cultura y humanidades. Yo tenía un cómic cuando estuve en Valencia que encajaba muy bien con el medio ambiente, pero nunca lo presenté a ningún concurso porque nunca me encajaba en ninguna base.

-¿En qué consiste el trabajo premiado?

-El título es 'Las reflexiones minimalistas de Agustín, el pulpo monotentáculo'. Es la historia de un pulpo que, por una mutación genética debido a la contaminación tiene solamente un tentáculo. Todo el mundo se mete con él, tiene una infancia muy problemática. Le dicen que es un gusano, una serpiente...

-Encajaba bien en las bases, claro.

-Creo que sí, encajaba muy bien.

-¿Y la labor de creación?

-Pues fue bastante atropellada porque ya te he dicho antes que quedaba un día para que expirara el plazo. Las bases decían que tenían que ser diez páginas y yo sólo tenía seis, o sea que tuve que correr bastante. Pero la ventaja es que tenía la idea, así que me quedé toda la noche trabajando.

-¿Qué pensó cuando le llamaron para comunicarle que había ganado?

-Iba por la calle, me sonó el móvil y me dijeron que eran de la CAM, así que enseguida me di cuenta de que había algo importante, pero cuando me dijeron que era el primer premio, el alegrón fue tremendo. Pero no sólo por el premio, sino por la proyección que tiene. Me entregan la distinción en el Salón del Cómic de Barcelona el 18 de abril.

-Eso es una llave para abrirse paso en el terreno profesional, ¿no?

-Sí, además es la parte más romántica, la más creativa dentro de mi trabajo, así que es cierto que es un paso importante. De todas formas, no voy a llevarme el trabajo a Barcelona. El ritmo que llevo ahora me va muy bien. Mi trabajo en la delegación de Juventud, mis ratitos para dibujar son más que suficientes. Por ahora no necesito más.

-No quiero terminar esta entrevista sin hablar de los murales que cubren las vallas de las obras de San Dionisio. Allí están representados parte de los monumentos más significativos de Jerez, incluido la azucarera de El Portal...

-La delegación de Urbanismo me pidió que pintara una especie de recorrido histórico y yo creo que estamos de acuerdo todos en que la azucarera es un lugar emblemático. Todo el mundo que pasa por allí sabe lo que es. Estoy muy orgulloso de que figure en el mural.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios