Sabina Puértolas. Soprano

"La dureza del trabajo escénico me hace crecer como persona"

  • La cantante navarra regresa a la ciudad para ser una de las protagonistas de la ópera 'Rigoletto' en el papel de Gilda, que se pondrá en escena los próximos días 19 y 21 de enero en el Teatro Villamarta

La cantante de Navarra Sabina Puértolas regresa de nuevo a Jerez para interpretar el papel de Gilda en Rigoletto, los días 19 y 21 de enero, en el Teatro Villamarta. Una ópera de Verdi que le apasiona, a lo que se suma además la sensación de "estar como en casa" en esta ciudad, de la que ya conoce "algunos rinconcicos" para comer bien. Considerada una de las más importantes sopranos españolas del momento, Puértolas tiene agenda hasta el 2015, frutos recogidos después de tantos años de trabajo.

-Rigoletto es una ópera que usted ha interpretado en numerosas ocasiones y que le ha abierto muchas puertas. ¿Qué significa cantarla otra vez?

-Sí, la he hecho muchas veces. Bueno, a lo largo de tu carrera haces varias veces los personajes y eso es lo que se espera. Ya están preparados, están en voz y lleva menos tiempos rehacerlos. Además, musicalmente Verdi me gusta mucho porque trata las voces muy bien, prepara mucho la línea de canto, es muy cuidado, la palabra va muy ligada a la música, a la intensidad de la melodía y el personaje (Gilda) es muy dulce y con mucha fuerza, muy intenso.

-¿Qué le parece volver a Jerez?

-¡Ay!, venir a Jerez es volver a casa. Yo aquí he hecho ya varias cosas, si no es en el Villamarta, ha sido fuera con producciones de aquí. Yo quiero mucho al Teatro, a Francisco López (director de escena), a Isamay Benavente (directora del coliseo jerezano), a la gente del coro, al personal del teatro. Cuando te toca viajar mucho y te pasas a lo mejor tres días al mes en casa y duermes en muchos hoteles, con frío interior, llegar a sitios en los que te preguntan cómo te sientes, esto hace que te encuentras a gusto, es lo más parecido a estar en casa.

-¿Y la producción del Villamarta de esta obra de Verdi?

-Que haya trabajado muchas veces con Francisco López hace que él me conozca y consiga lo que quiere para mi personaje. Me gusta la dureza del trabajo escénico y me hace crecer como persona. Y aunque Gilda es una niña dulce que al final muere por amor, saco todo lo que siento, no es sólo cantar. Si tienes una buena base de sentimientos y de personaje, eso te va a hacer más fácil que el canto llegue. Me gustan los retos y trabajar como se trabaja en el Villamarta. Se hace hincapié en los sentimientos de cada personaje, se construye un personaje desde dentro. Cada frase, cada palabra, cada movimiento tiene razón de ser.

-¿Se siente más cómoda en la ópera o en la zarzuela?

-La zarzuela es castiza, es española y hay que impulsarla, pero todo es canto, es música. La zarzuela, a pesar de ser un género chico, tiene partes que son estupendas para cantarlas.

-¿Cómo han ido cambiando sus roles a lo largo de tiempo, su voz?

-La voz ha ido cambiando mucho. Tiene más centro, más seguridad vocal y escénica. Sigo siendo la misma, pero más madura.

-¿Qué papeles son los que más repite ahora en su repertorio?

-Bueno, pues la verdad es que bastantes. Tengo una agenda hasta 2014-2015 y en estos momentos hago mucho Rigoletto, Boheme, Traviata, y mucha música barroca, que la llamo medicina vocal porque me ha servido para cuidarme la voz bastante bien. Repetiré el rol de Poppea en L'Incoronazione di Poppea, Doña Francisquita en el Teatro Argentino de La Plata y El Retorno de Ulises (Amore / Minerva) y La Calisto (Satirino) en Theater an der Wien y Giustino (Leocasta) en el Theater an der Wien y en Théâtre des Champs Elysées de París. En 2013 cantaré Rondine (Lisette) en Covent Garden.

-La crisis ha provocado que se hagan muchos recortes en cultura. ¿Cómo capeamos el temporal?

-Bueno, en mi caso, como mi carrera no se centra en España, pues tengo bastantes papeles en el extranjero. Siempre he sido una persona muy inquieta y ahora se están viendo los frutos de tanto trabajo. No aspiro a llegar a nada en el sentido en que no soy una persona que aspire a una carrera meteórica. Estoy feliz así y si mi trabajo está bien hecho y gusta, con eso me siento pagada.

-¿Cómo se puede evitar que los teatros se vacíen?

-En crisis no puedes decirle a una familia que tiene dificultades que vaya al teatro, no estaría bien. Pero tan sólo leer un libro te puede hacer olvidar por un rato los problemas, es algo así como ir al psicólogo. En el teatro pasa lo mismo y nosotros intentamos con nuestro trabajo que el espectador se meta en la historia, y se quede ahí todo el tiempo que dure. Y en épocas de crisis, pues el esfuerzo es de todos.

-¿Qué piensa de las políticas culturales que se desarrollan ahora mismo?

-Me gustaría que la persona que esté al frente de la cultura de cada país sepa lo que hace, que esté preparada En España tenemos una cultura inmensa, una identidad propia de cada región y hay que saber potenciarla.

-Además de cantar, ¿qué otras aficiones tiene?

-Mi familia. Ese es mi hobby.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios