"Lo más duro que puede hacer un escritor es ser sincero"

  • El autor bilbaíno publica 'Todo el amor y casi toda la muerte', una novela sobre las desviaciones patológicas del amor y el deseo con la que ganó el Premio Primavera

Todo el amor y casi toda la muerte no sólo convirtió a Fernando Marías en el ganador de la última edición del Premio Primavera, uno de los más prestigiosos del país. La novela, publicada por Espasa, también le permitió cerrar un círculo terrible que se abrió cuando el autor, de vacaciones en un país caribeño con su pareja, se encontró en una habitación de hotel demasiado parecida a otra de un país distinto donde se había alojado, tiempo atrás, con otra mujer. Aquel "delirio", aquel "encuentro con fantasmas" que lo empujó a un borde peligroso de su mente, se convirtió cinco años después en esta novela "tremebunda" donde lo real se mezcla con lo soñado y la pasión y la locura juegan a confundirse entre sí.

"Ya me he liberado de todo eso. Los escritores escribimos para limpiarnos y serenarnos. Tuve la sensación al escribir el libro de que había abierto una ventana y los fantasmas se iban", dice el escritor bilbaíno. Conocido también por sus novelas negras y juveniles y sus guiones para el cine, Marías considera que esta última obra, un thriller sentimental sobre "el tiempo que nos va destruyendo", es "la más dura" de todas las suyas. "Porque es la más personal -explica-. Y lo más duro que puede hacer un escritor es escribir desde la sinceridad absoluta, poner sobre la mesa lo que sale de su alma".

Un caudal de experiencias y sentimientos que se exponen de manera "impúdica", aunque canalizado a través de tres ficciones. Una "novela negra emocional", la de un hombre perseguido por una banda criminal y enganchado al recuerdo de una mujer desaparecida y con hechuras de femme fatale; una historia que recoge, aunque sea para después "darles la vuelta", varios tópicos del melodrama romántico-decimonónico, poeta joven y lánguido y mujer hermosa casada con el cacique del pueblo incluidos; y una tercera trama, con códigos fantásticos, donde se cuenta el idilio entre un hombre que huye de la guerra de Cuba y una mujer invisible que vive bajo el mar y "que trae el éxtasis sexual pero a cambio trae también la muerte".

Las tres historias están escritas con "un montaje muy parecido al del cine" y narradas en presente (aunque transcurren en dos tiempos, principios del siglo XX y del XXI) "para conseguir esa sensación de tiempo flotante y círculo cerrado". "Eso es lo que quería transmitir", dice el autor, que aprecia particularmente esas novelas que consiguen llevar al lector a un estado de ánimo y que sea éste lo que se recuerde del libro. "Creo que tiene esa atmósfera especial, esa sensación de que el tiempo gira y los seres humanos somos como esos ratones que dan vueltas en la rueda de su jaula", continúa.

Una imagen dura y asfixiante, aunque fruto de haber llegado a una certeza, dice, que le resultó liberadora: "El pasado es una galaxia a la que ya no podemos acceder y el futuro es una incertidumbre. Así que el presente es lo único que tenemos. Estar aquí, en este momento, eso es lo único que hay". No asumir esto lleva a "mucha gente" a "crearse falsedades terribles", a "vivir en números rojos emocionales, y eso es muy peligroso, porque puedes estrellarte". De hecho, fue lo que le ocurrió a él mismo, quizás por "cierta predisposición a caminar por el filo de la navaja", de ahí que "la historia central" de Todo el amor... sea en realidad la peripecia de un tipo que "trata de disolver su identidad y, una vez que lo ha conseguido, intenta reconstruirla".

Tras lograr el Primavera, Marías tuvo la impresión de que se cerraba un círculo, otro. "En 2001 empecé ganando el Nadal. Y en medio hubo un salto importante. Ha sido una década prodigiosa en la que las cosas me han salido muy bien, mis últimas novelas han sido premiadas, una de ellas doblemente porque recibió el Nacional... Lo que incluso me inquieta. ¿Qué será lo próximo? No lo sé. Cine, televisión... Algo diferente".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios