Las esperanzas del cine español

  • 'Toro', de Kike Maíllo, con Mario Casas y Luis Tosar, inaugurará el Festival de Málaga Almodóvar, Alberto Rodríguez, Paco León y Bayona estarán entre los protagonistas del año

Cinco años después de su ambicioso debut con Eva, por la que conquistó el Goya al mejor director novel, Kike Maíllo inaugurará el Festival de Málaga -el próximo 22 de abril- con Toro, un filme protagonizado por Mario Casas, Luis Tosar, José Sacristán e Ingrid García-Jonsson. Si en su primer largometraje el realizador combinaba la apuesta por la ciencia-ficción y una trabajada estética con el interés por las emociones de los personajes, aquí parece trascender también el género del que parte, un thriller que incluye complejas escenas de acción, con las heridas íntimas de dos hermanos (Tosar y Casas) que se reencuentran después de que uno de ellos salga de la cárcel.

Maíllo, que rodó esta producción de la sevillana Maestranza Films en la Costa del Sol y en el litoral almeriense, es uno de los nombres del cine español que regresa a la cartelera este año. El sevillano Paco León se coloca de nuevo tras la cámara -y esta vez también delante, interpretando uno de los personajes-, después del éxito de sus Carminas, con Kiki, el amor se hace, que estrenará en abril. Una comedia que lanza "un mensaje profundamente hippie, que es haz el amor y no la guerra", tal como anticipó León a la agencia Efe, y que pretende ser un catálogo de filias sexuales que interpretan Natalia de Molina, Candela Peña, Belén Cuesta, Mari Paz Sayago y Alexandra Jiménez.

También en abril, el día 8, llegará a los cines el esperadísimo retorno al universo femenino de Pedro Almodóvar, Julieta. Adriana Ugarte y Emma Suárez encarnan en diferentes edades de su vida a la misma mujer en este drama que gira sobre el abandono y la culpa y cuyo argumento ha conseguido mantener en secreto la productora El Deseo.

Otro veterano, Imanol Uribe, cierra su trilogía sobre ETA tras La muerte de Mikel y Días contados con Lejos del mar, otra cinta rodada en Almería y producida también por Maestranza Films que se estrenará esta primavera después de su presentación en el último Festival de San Sebastián. Eduard Fernández, Elena Anaya, Ignacio Mateos y José Luis García Pérez participan en esta historia que tiene el Cabo de Gata como escenario y en la que un terrorista que sale de la cárcel (Fernández) viaja en busca de un antiguo amigo al que conoció en la cárcel. El encuentro con el personaje de Anaya será decisivo en esta película en la que Uribe deseaba analizar "las consecuencias a largo plazo" que ha tenido la violencia de ETA.

Antes, en febrero, la ganadora del Goya a la mejor actriz revelación Irene Escolar aborda para el cine un papel que ya encarnó en la serie Isabel, el de Juana la Loca. La corona partida, que se estrena este viernes, describe las luchas de poder tras la muerte de Isabel la Católica y la campaña que se orquestó para demostrar la locura de Juana y su incapacidad para gobernar. También en febrero, el 26, la antigua Isabel, Michelle Jenner, se pone ropajes más modernos en Tenemos que hablar, un enredo de David Serrano en el que Jenner se complicará la vida para pedir el divorcio sin terminar de hundir a un ex que no está precisamente alto de ánimos (Hugo Silva).

Otro de los títulos que posiblemente se verá en el Festival de Málaga -lo desveló la protagonista del filme, Maribel Verdú, en una visita a la ciudad- será La punta del iceberg, de David Cánovas, adaptación de la obra del dramaturgo canario Antonio Tabares, un retrato de la crudeza del entorno laboral ambientado en una multinacional en la que ha habido varios suicidios. Fernando Cayo, Bárbara Goenaga, Álex García, Carmelo Gómez y Ginés García Millán acompañan a la Verdú, que en una entrevista con este periódico hace unos meses señaló que el director "mantiene en vilo" al espectador y añadió que sus compañeros de reparto eran "magníficos".

Icíar Bollaín propone un cuento esperanzado en El olivo, que estrenará en el Festival de Miami en marzo. Una fábula que ha escrito Paul Laverty, guionista habitual de Ken Loach y pareja de Bollaín, y que protagoniza una joven (Anna Castillo) empeñada en recuperar un olivo milenario que la familia había vendido y cuya pérdida sume al abuelo en una profunda tristeza. Javier Gutiérrez es el rostro más conocido de una cinta que reflexiona a través de una trama modesta sobre la falta de valores y el expolio que ha sufrido España en los últimos años.

Además, el cine español reserva para después del verano dos de sus mejores bazas: El hombre de las mil caras, el costoso proyecto que ha rodado Alberto Rodríguez en Francia, España, Singapur y Suiza, sobre el agente secreto Francisco Paesa; y Un monstruo viene a verme, el drama de Juan Antonio Bayona en el que un niño sobrelleva la enfermedad de su madre gracias a una criatura fantástica que le visita. Liam Neeson, Sigourney Weaver y Felicity Jones integran el reparto de la adaptación al cine de la novela de Patrick Ness.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios