'La extraña relación de Julia Roberts'

AUNQUE llego tarde para aconsejarles que vean esta exposición, no quiero dejar de mencionarla, y de manera especial la fotografía ganadora.

Se trata de la exposición con las obras seleccionadas en el concurso ‘Barrios del Norte’, organizado por la Delegación de coordinación de distritos del Ayuntamiento de Jerez, y que ha estado expuesta hasta el pasado día 25.

El concurso convocaba a los fotógrafos que lo desearan a plasmar las calles y barrios del Distrito Norte, en una búsqueda en imágenes de las señas de identidad de esa parte de la ciudad.

Y como les decía, me ha llamado poderosamente la atención la fotografía ganadora, del joven fotógrafo jerezano Fran Núñez Parra, y que lleva por título ‘La extraña relación de Julia Roberts y la Torre del Agua’. Y quizás lo que me llame la atención de ella sea, igual que el artículo anterior, el concepto, la idea. A lo que también hay que unir una perfecta ejecución técnica, en un bien tratado blanco y negro digital y con un conseguido efecto de grano que le confiere más sabor. El blanco y negro es una técnica que suele emplear Fran Núñez en sus fotografías, porque según el autor le resulta más fácil contar historias, extremo que sin duda consigue, dotando además a sus imágenes de elegancia y buen gusto, y hasta de cierta atemporalidad.

La imagen ganadora establece un acertado juego irónico entre el glamour y el ‘marujeo’. En el que no sabemos si una embatada señora de la zona norte sueña con ser diva o es la mismísima Julia Roberts la que se refugia del acoso de los fotógrafos en una azotea de la barriada de La Plata. Una barriada que, sin duda, concentró en los años cincuenta a una clase de jerezanos que daban el salto de vivir en casas de vecinos a habitar los primeros bloques tal y como hoy los concebimos. Todo un avance en la modernidad.

No pasa por alto el guiño que el autor realiza a la Torre del Agua, símbolo y sede de la Agrupación fotográfica San Dionisio, y en la que también el autor dio sus primeros pasos en fotografía, como muchos de nosotros.

Una fotografía amable y simpática pero a la vez cargada de mensaje y activadora de historias en la mente del perceptor. Características a las que ya nos tiene acostumbrados este prometedor autor del que, sin duda, seguiremos viendo muchos más aciertos fotográficos.

Reseñar también que el segundo premio fue para Javier Sambruno. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios