Música

El festival Primavera Trompetera, "un éxito" para los organizadores

  • Destaca la ausencia de incidencias reseñables a pesar de que se congregaron más de 50.000 personas durante la fiesta

Imagen del ambiente del viernes en el circuito durante las primeras actuaciones del festival. Imagen del ambiente del viernes en el circuito durante las primeras actuaciones del festival.

Imagen del ambiente del viernes en el circuito durante las primeras actuaciones del festival. / Pascual

"Todo un éxito". Así resumían este lunes desde la organización de Primavera Trompetera lo ocurrido durante los dos días de festival. No hubo incidencias reseñables durante ninguna de las jornadas a pesar de que se multiplicó casi por cinco veces el número de asistentes con respecto a la anterior edición. El crecimiento exponencial de participantes -tanto grupos como público y trabajadores- no supuso ningún problema.

El paso del botellódromo al circuito era todo un reto para un festival cuyo objetivo es consolidarse en el calendario. Su primera edición se llevó a cabo en una sala, albergando entre 2.000 y 3.000 personas según la organización. Ya el año pasado se decidió que la Primavera Trompetera debía celebrarse al aire libre y el aumento de personas que se dieron cita en la segunda edición fue algo más que notable: 14.000 personas disfrutaron de una jornada completa de fiesta. En esta ocasión, tras haberse multiplicado por dos las jornadas, fueron más de 50.000 personas las que disfrutaron de la música, según los organizadores. Todo ello sin contar aquellas personas que se acercaron a los alrededores del festival para disfrutar únicamente del ambiente, sin tener entrada de acceso para disfrutar de la música

Sin incidencias reseñables, los servicios de emergencias solo tuvieron que actuar por pequeños excesos del alcohol y lesiones leves causadas por las largas caminatas realizadas desde la entrada hasta llegar a los escenarios.

La seguridad estuvo asegurada en todo momento. Agentes de la Guardia Civil patrullaron tanto fuera como dentro del recinto para velar por que no ocurriera nada fuera de lo normal. Incluso se pudo ver la presencia de la unidad canina para la detección de posibles artefactos explosivos.

En la zona de párking y cámping también estuvieron los agentes. La acampada pudo ver como fueron más de 10.000 jóvenes los que pasaron la noche en tiendas de campaña. Aunque el festival comenzó el viernes por la tarde, desde el jueves se estuvieron quedando allí a dormir los posteriores asistentes al festival. El domingo después del mediodía quedaría todo desalojado.

El tráfico provocó algunas retenciones durante la jornada del viernes por el acceso al circuito, pero todo problema quedó solventado el sábado. Desde el viernes por la mañana y hasta el domingo, el acceso al trazado estuvo cortado desde Estella y la única vía de acceso era la de la autovía. Los controles realizados por la Guardia Civil dificultaron el acceso, aunque finalmente todo quedó en una mera anécdota. Además, el acceso del párking al recinto a pesar de la gran cantidad de público y los cacheos exhaustivos realizados no formaron excesivas colas a la entrada.

Por último, otro de los grandes aciertos destacados por la organización ha sido la puntualidad de todas las actuaciones a pesar de que se contaron más de medio centenar de estas. Los cuatro escenarios hicieron vibrar a los espectadores con puntualidad inglesa. Además, a pesar de la cantidad de tablas colocadas en el festival y que algunas actuaciones se pisaban en el tiempo, el sonido no se mezcló en ningún momento de la fiesta, pudiendo cada uno de los espectadores del ambiente elegido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios