Los galeristas se quejan del horario del Castillo y de la escasa promoción

  • Los participantes de esta cita cultural en Santa Catalina apuntan que Cádiz está dejando pasar una oportunidad de oro en la consolidación de la que podría ser una de las mejores ferias de arte andaluzas

Cádiz Arte Contemporáneo 08 invade desde el pasado viernes el Castillo de Santa Catalina con una ambiciosa apuesta conformada por lo mejor de cada una de las ocho galerías participantes. Un recorrido por la fortaleza gaditana basta para palpar el potencial de una feria que "con otro enfoque distinto" podría alzarse con la palma de las ferias de arte en el verano andaluz.

Ésta es la reclamación general a la que ayer se acogieron la mayoría de los galeristas participantes en este encuentro artístico. Todos coincidieron en enumerar los principales defectos de una feria que, pese a cumplir su tercer año de andadura en la ciudad con una proyección mayor -como bien muestra la participación de más salas de arte y de un mayor espacio y secciones destinadas a la muestra expositiva- "tiene incluso más carencias que el pasado año", comentaron algunos.

Lidera el listado el horario del Castillo de Santa Catalina, al que debe ajustarse Cádiz Arte Contemporáneo 08 y que, a juicio de los participantes, perjudica la buena marcha de la feria. "Justo a la hora que comienza a entrar la gente, sobre las ocho de la tarde, una hora muy normal teniendo en cuenta el calor de estos días, es cuando se empieza a desalojar el Castillo", comenta Alfonso Arenas de Mínimaarte. No se quedan atrás sus compañeros de batalla, quienes añaden otros defectos de horario. "Es absurdo permanecer aquí todo el día, desde las once de la mañana, si luego cierra tan pronto", señala Ramón Martín, de la galería Belén. "También es excesiva la duración del evento -añade- porque es un desembolso grande cerrar nuestras galerías durante diez días, sobre todo, teniendo en cuenta la frialdad del enfoque inicial". En este sentido apuntan la necesidad de una mayor promoción en todos los ámbitos. "La pasada edición se hizo un catálogo y este año no; también se repartió entre cada una de las galerías invitaciones en papel para entregar a nuestros clientes y contactos y este año parece que no se han hecho", asevera Martín.

Entre otros aspectos relacionados con la difusión del evento señalan "la falta de un equipo de trabajo dedicado de manera exclusiva a la feria, es decir, un gabinete de prensa y un comisario general del encuentro", dice Maru Redondo, de Neilson Gallery.

A estas reclamaciones se sumaron la del resto de galeristas que en la mañana de ayer se encontraban en Santa Catalina, donde la escasa afluencia de público secundaba claramente sus palabras. Es el caso de Julio Prado, de la galería sevillana Full Art, que este año participa por primera vez en el evento. "Cuando el Ayuntamiento de Cádiz me invitó acepté encantado, pero no se ha creado la infraestructura necesaria para potenciar este evento, lo cual en mi caso particular no me aporta beneficios, teniendo en cuenta que vengo de otra provincia".

Una serie de carencias que, según apuntaron, ya se comunicaron a la organización el año pasado. Eso sí, algunos albergan la esperanza de ir depurando estos fallos para, juntos, avanzar hacia un Cádiz Arte Contemporáneo convertido en un referente del arte nacional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios