Una gran obra de la pequeña pantalla

Nos hallamos ante uno de los acontecimientos videográficos del año. La edición por Cameo de la serie de televisión Berlin Alexanderplatz, muy poco conocida en España, aunque creo que se emitió por la segunda cadena hará casi veinte años, es el redescubrimiento no ya de uno de los grandes trabajos del excesivo director alemán Rainer Werner Fassbinder, rey del melodrama, sino la ocasión para revisitar un clásico de la literatura europea igualmente poco valorado por estos lares y escrito por Alfred Doblin. Precisamente Doblin colaboró estrechamente con Fassbinder en el guión de este gigantesco fresco de quince horas de duración que nos traslada a la época de las entreguerras con el nacimiento del nacionalsocialismo de fondo de pantalla. Ya sé que se ha visto mucho de esta época, que se ha escrito mucho de aquel tiempo, pero fue Doblin quien con la creación de un personaje que sale de la cárcel para encontrarse con una Alemania claustrofóbica describió como ningún otro qué pasó entonces. Televisión de vertiginosa altura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios