CINE

Los grandes unen fuerzas

  • Por tercera vez Robert De Niro y Al Pacino forman parte de un reparto aunque esta vez sí comparten plano ya que encarnan a dos veteranos policías amigos

A la tercera va la vencida. Parece que esta vez va en serio y dos de los grandes actores de las últimas décadas, Robert De Niro y Al Pacino, se han decidido a compartir plano en un film, aunque sus nombres ya han ido juntos en otras dos películas anteriores. En El padrino II el guión exigía que no apareciesen en escena, ya que sus papeles transcurrían en época histórica distinta. De Niro daba vida al joven Vito Corleone y Pacino a su hijo Michael después de su muerte. Más cantoso fue el caso de Heat, el aparatoso thriller neoclásico de Michael Mann, donde la trama sí les hacía coincidir, uno como un ladrón de élite y el otro como el duro policía que tenía que detenerlo. Pero fue una tomadura de pelo, pues sólo compartían dos sospechosas escenas donde la cámara nunca les encuadraba a la vez. Claro que en 1996, fecha en que ambos rodaron Heat, eran estrellas indiscutibles y podían poner de manifiesto sus manías y su divismo. Doce años después las cosas han cambiado para De Niro y Pacino. Ya no son dos nombres indiscutibles tras un principio de milenio lleno de errores y papeles mediocres. Pero parte de la culpa puede ser suya. Se nota una resistencia a asumir su edad y a hacer personajes a todas luces más jóvenes que ellos. Deberían aprender del recién fallecido Paul Newman, que sí supo envejecer y asumir el inexorable paso del tiempo.

Es de suponer que como terapia de choque para levantar sus alicaídas carreras, Robert De Niro y Al Pacino han decidido aunar fuerzas en un thriller policial, Asesinato justo, y esta vez sí compartiendo plano. No está el horno para negociar el número de primeros planos como en los viejos tiempos. Han confiado en Jon Avnet, que a priori no parece una buena referencia, ya que a primeros de este año dirigió a Pacino en la desastrosa 88 minutos. Al menos, el guión lo firma Russell Gerwitz, cuyo primer libreto para la pantalla fue el juguetón Plan oculto. Avnet leyó su trabajo en Asesinato justo y decidió hacerla. El cineasta decidió cumplir su viejo sueño de trabajar con De Niro y lo llamó para dar vida a uno de los policías protagonistas. Fue el actor el que dejó caer a Al Pacino como su compañero en la pantalla. Gerwits ha seguido el esquema de Plan oculto y su historia promete sorpresas varias y giros inesperados. El reparto se completa con John Leguizamo, Carla Giugino y el veterano Brian Dennehy, ausente mucho tiempo de las pantallas.

Asesinato justo nos presenta a dos detectives de la policía neoyorquina que están a punto de jubilarse. Han trabajado juntos durante 30 años y tienen una trayectoria profesional intachable, llena de condecoraciones. Pero antes de su retiro se enfrentan a un caso insólito. Un proxeneta es asesinado en circunstancias que recuerdan a otro crimen investigado por ellos en el pasado, incluyendo un poema. Es el inicio de una cadena de muertes que parece cebarse en gente que en su momento se escabulleron del sistema judicial y quedaron libres. Pero todo ello esta relacionado con casos en los que intervinieron los dos policías, que empiezan a preguntarse si acaso metieron a algún inocente en la cárcel que se está vengando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios