David Gómez. Pianista y compositor.

"Para mí, el hecho de tocar en un teatro es una idea pasada de moda"

  • Los Claustros de Santo Domingo serán alumbrados la noche del viernes por la gira '1piano & 200velas' con la que el pianista mallorquín está recorriendo el país.

David Gómez joven compositor mallorquín, cuenta historias sin necesidad de palabras, tan solo utiliza notas musicales. A esto se le suma un entorno romántico alumbrado por la tenue luz de 200 velas alrededor de su piano y escenarios muy del Romanticismo: cementerios de coches, estaciones de trenes, pueblos abandonados, etc. Con motivo de su gira '1piano&200velas' llega a Jerez el próximo viernes, 31 de julio, para tocar en los Claustros de Santo Domingo, a las 22,00 horas, e iluminar la noche con un repertorio compuesto por él mismo, repleto de mágia, sueños y corazones que sienten lo que la música les regala.

-¿Cuánto tiempo lleva con la gira de '1piano&200velas' y cómo surgió el proyecto?

-No sabría decirlo con certeza, pero alrededor de unos 11 años. Antes de comenzar con esta gira, solía tocar en teatros, hasta que se me ocurrió este espectáculo de '1piano&200velas', con el fin de acercar la música clásica a un público más amplio y con diferentes inquietudes. Para mí, el hecho de tocar en un teatro es una idea pasada de moda, y por ello debemos reinventarnos.

-¿Por qué 200 velas?

-Todo viene de mi estancia estudiantil en Holanda, donde es habitual encendervelas en la casa. Entonces comencé a estudiar piano bajo la tenue luz de las velas, y me relajaba bastante. Me sentía más cómodo incluso que al tocar bajo lámparas. Y 200 velas, porque pensé que necesitaba un número de velas precisas para este proyecto, y que quedase bien de manera estética, y como era un piano y el siguiente número a este es el dos, pues me pareció bien poner 200 velas.

-¿Qué piezas encontraremos en el concierto de '1piano&200velas'?

-El 60% del recital son piezas propias, con un carácter muy cinematográfico. Tocaré también algo de Chopin, Turina, Lecuona, etc... .

-Anteriormente ya ha realizado conciertos con velas ('500 velas por Teresa'). ¿Qué es lo que le atrae tanto de estos ambientes?

-Es el mismo proyecto. Simplemente, me llamaron de Salamanca con motivo del 500 aniversario de Santa Teresa, y me propusieron hacer el concierto cambiando el número de velas para relacionarlo con el evento.

-¿Por qué casi todos los escenarios de su gira son lugares abandonados o con aires románticos?

-Pues básicamente por la idea de atraer a un tipo de público que no se encuentra en los teatros. Y parece que funciona. A mis concierto suelen ir personas que pocas veces han ido a un concierto de piano.

-¿Cómo se narra una historia con tan solo notas musicales?

-Es algo difícil de explicar, que tan solo puedo hacerlo con música. Cuando me cuentan una historia o la leo, la visualizo en forma de imágenes, y son estas imágenes las que convierto en música. Supongo que es algo que sientes dentro y no tienes más que traducirlo. Creo que la composición se puede estudiar, pero que en parte es algo innato. Simplemente es sentir la música como lo que es, emociones y sentimientos, y conseguir que tu público lo sienta. Lo importante, al fin y al cabo, no es más que llegar, transmitir y conectar con el público, que no es tan fácil.

-¿Nunca quiso tocar otro instrumento que no fuese el piano?

-Bueno, también toco la melódica y el acordeón. Elegí el piano porque una vez vi con mi madre en una tienda musical un órgano con el que te regalaban 10 clases particulares. Mi madre me apuntó a esas clases y el profesor le comentó que tenía mucha facilidad para tocar y que colocaba muy bien las manos en el teclado. A raíz de ahí, me apuntaron a clases de piano, y me encantó. Pero si tuviese que elegir otro instrumento, lo más seguro es que fuese el violonchelo.

-¿Le gusta más interpretar una partitura o improvisar?

-Realmente solo improviso cuando compongo nuevas piezas. Todo lo que toco está escrito en partituras.

-Es verdad que a un músico se le requiere mucho tiempo de estudios, ¿es agotador su día a día?

-Sinceramente, cuando más practicas es cuando estás estudiando en el conservatorio. A día de hoy, paso casi el mismo tiempo (o más) al ordenador y al teléfono que ante el piano. Es triste, pero es necesario si quieres vivir de los conciertos. Lo mismo sucede con la gira, apenas tengo tiempo entre tantos viajes y cuando no tengo concierto se me apetece descansar.

-Con tantos conciertos, ¿no ha pensado en algún momento dejar la gira?

-Estar al piano no me agota, al contrario. Lo que me agota son los contratiempos que surgen a lo largo de las giras.

-¿Cree que en España se valora la música clásica como es debido?

-No voy a ser negativo respecto a esto, porque hay personas que sí la valoran. Pero es verdad que se suelen tener como primer interés otros temas, tal y como los toros, el futbol, telecinco, etc. Dentro de España, y reflejado en las experiencias de mi gira, se venden más entradas en Andalucía que en el resto de España.

-¿Tiene pensado componer la banda sonora de alguna película?

-Sí. El objetivo, en parte, de la grabación de mi disco y futuros proyectos es la de llegar al cine. De hecho, este año estamos muy contentos porque hemos conseguido que una de mis piezas esté en dos anuncios de diferentes empresas (Nestlé y Fibwi). Además, también he tocado seis de mis piezas para un cortometraje que ha conseguido un premio en un festival de Los Ángeles. Esto supone todo un orgullo para mí.

-Como plan de futuro, ¿sabe si sacará un nuevo álbum con sus propias piezas musicales?

-Sí. Tras mi primer disco, 'The Island', con la productora inglesa Riverfish Music, estamos pensando grabar un segundo álbum después de este verano, que posiblemente se titule 'My piano'.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios