Se hunde el escalafón de las novilladas con caballos en la provincia

  • En 2008 solamente se han dado seis festejos con picadores y el novillero que más ha toreado ha sumado once tardes

Comentarios 1

El segundo escalafón ha tocado fondo en la provincia: apenas se dan novilladas con picadores -únicamente seis en toda la temporada- y los novilleros gaditanos no han logrado pasar de la docena de actuaciones. El que mejor resultados suma, Barberán, ocupa el número 46 en el ranking de actuaciones, con once novilladas.

El número 46 en una lista de 208 novilleros. Barberán es el que más novilladas ha lidiado en la provincia, ya que ha toreado en cuatro de las seis que se han celebrado (Villaluenga, Los Barrios, Algeciras y San Enrique de Guadiaro, quedando ausente de las dos novilladas que se han dado en la portuense Plaza Real.

El sector novilleril es importantísimo en la estructura de la fiesta. En el se profesionalizan los toreros y adquieren oficio y popularidad para tomar la alternativa con "ambiente". Pero pese a que a la afición le gusta presumir de que la provincia de Cádiz es la más taurina de España, no es así para las empresas, que no programan este tipo de festejos y, si lo hacen, es porque están obligadas por los pliegos de condiciones.

En ese marco y con el escalafón tan deprimido, se comprende que haya dado una vuelta a la fiesta: antes venían novilleros de todo el planeta del toro a buscar oportunidades en la provincia, ahora es al revés ya que nuestros novilleros se van fuera para torear, como el caso del portuense Diego Hermosilla o el sanluqueño Ángel Gómez, inéditos en esta zona en 2008. Igual de flagrante es el caso de Soto Jerez que se ha doctorado como matador de toros sin haber actuado nunca de novillero, no ya en Jerez, sino en toda la provincia de Cádiz.

Además de Barberán con once actuaciones, en el puesto 46 del escalafón, le sigue el sanluqueño Ángel Gómez en el puesto 71 con seis tardes; Hugo Iglesias el 111 con tres tardes, las mismas que el portuense Diego Hermosilla ; el ubriqueño Miguel Ángel Sánchez con dos tardes el 137, las mismas actuaciones que Soto de Jerez, el 140, que ahora lucha en el escalafón superior. Y nombres como José Caraballo, Sandra Moscoso o Martín Gallo que no han pasado de un festejo. Tenemos menos de una docena de novilleros en liza.

Un desastre. Urge que el mundo del toro tome medidas. Así estaba el escalafón sin caballos hasta que llegaron las escuelas que con las cámaras Canal Sur y las ligas de competiciones han saneado y monopolizado el mundo del eral, sin gaches ni ponedores.

Todos los sectores taurinos y escuelas deben ponerse de acuerdo para avanzar en el mismo sentido: crear un campeonato de liga de novilladas picadas en Andalucía para salvar el sector, porque sin novilleros se acaba la fiesta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios