La iniciativa del profesorado de enseñanzas medias en la investigación de la historia de Jerez

No es la primera vez que nos referimos a esta paradoja, y es ella la que nos afianza en el futuro de las investigaciones sobre nuestro pasado. Lo hemos mencionado hace bien poco, en las presentaciones de sendas ponencias de Miguel Ángel Borrego y José López. Miramos a nuestros compañeros del Centro de Estudios Históricos Jerezanos y vemos a un buen número de preparadísimos profesionales de Institutos y centros de Enseñanza Media de Jerez que no abandonan su trabajo en el aula para dedicarse a su otra pasión; esta última sin remuneración alguna. La inmensa mayoría de nosotros pasa unas intensas jornadas entre jóvenes, y quitamos tiempo a nuestras familias para cumplir con responsabilidad con nosotros mismos y con nuestra ciudad.

Todos nuestros compañeros son hombres y mujeres de éxito personal, sin cámaras ni autógrafos, que llevan a gala que están trabajando con una sencilla receta, el esfuerzo sin mirar recompensas. Buena parte de lo que Jerez significa en el mundo de la investigación histórica, descansa en miembros del CEHJ, como Miguel Ángel Borrego, Jesús Montero Vítores, Juan Cienfuegos, Juan Luis Sánchez Villanueva y otros muchos, que se unen a Rosalía González, Antonio de la Rosa Mateos o Ramón Clavijo, es decir a magníficos funcionarios de nuestro Ayuntamiento, que no se dejan vencer por estos malos tiempos para una política cultural al servicio del ciudadano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios