Un mano a mano de timo con unos toros mansos y sospechosos

  • El Cid y Talavante, de vacío en Burgos en un cartel forzado, sin fundamento ni rivalidad

Ni una vuelta al ruedo, ni nada que la justificara, en la corrida de ayer en Burgos, de toros inexistentes, como la rivalidad entre El Cid y Talavante en un mano a mano de timo.

Se han jugado cinco toros de Albarreal y un sobrero de Concha y Sierra lidiado en sexto lugar al ser devuelto el cuarto, de este misma ganadería. Corrida sospechosa de pitones. Y mansa, y floja. Un bodrio.

El Cid, ovación, silencio y aviso y división al saludar. Alejandro Talavante: silencio, silencio y silencio tras aviso.

Otro esperpento de corrida, convertida en mano a mano al no poder comparecer Castella, herido días pasados en Algeciras. ¿Un mano a mano Cid-Talavante, a cuento de qué? Ni El Cid ni Talavante, que se sepa, están en ninguna guerra de uno contra otro. Sin desmerecer a ninguno de los dos, ambos están como mucho para torear en terna. Y punto.

Pero cualquier otra posibilidad que no fuera el mano a mano fue rechazada por los apoderados , conformes en llevárselo. Y, por donde, en el castigo han llevado su penitencia. A lo mejor todo se hubiera arreglado con el aliciente de enfrentarse a una corrida de toros hecha y derecha. Un fiasco de toros. ¿Los más baratos que hay en el campo? La empresa siembra vientos y recoge tempestades.

Ejemplo de conducta empresarial responsable, en una plaza cuya categoría es similar a Burgos, la de Almería. Seguro nadie se va a rasgar las vestiduras en Almería por dar cabida el empresario a una corrida de Toros (con mayúscula) de una ganadería que muchas figuras no quieren ni ver en fotografía, pero con la que se asegura la diversión y el entretenimiento gracias a la emoción del toro auténtico como es el caso de los cebadagagos. Por ahí tenía que haber empezado la empresa de Burgos antes de plantearse el bochornoso espectáculo de ayer.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios