Luis Mollá. Capitán de Navío de la Armada, especialista en comunicaciones navales

"La mar tiene mucho misterio y eso es lo que la hace tan atractiva"

  • El escritor presenta hoy en la Fundación Rivero ‘Perdidos en la memoria’, que arroja luz al enigma que rodea la tragedia sucedida en 1939 en el buque Castillo de Olite

Luis Mollá, natural de Tarifa, acaba de presentar su última novela marítima titulada ‘Perdidos en la memoria. 1939, la tragedia del Castillo de Olite’. Mollá ha desarrollado su vida profesional principalmente en la base naval de Rota; ha sido piloto de helicópteros, profesor a bordo del buque-escuela Juan Sebastián El Cano y comandante del patrullero ‘Cormorán’, entre otros. Con respecto a su faceta de escritor, los reconocimientos comenzaron a llegar en 2004 cuando obtuvo el premio ‘Nostromo’ de narrativa marítima con la novela ‘El veneno del escorpión’. Desde ese momento se han ido sucediendo los premios para este marino gaditano. La obra se presenta hoy, a las 20 horas, en la Fundación Rivero.

–¿Cuál ha sido el motivo por el que decidió contar esta olvidada y desconocida historia?

–Realmente yo he nacido con este relato a cuestas porque de pequeño viví en Cartagena, mi padre siempre me contaba historias del mar y me habló de este buque y de su hundimiento, donde murieron 1.500 personas. Más tarde, estando yo en el colegio de huérfanos de la Armada, en Madrid, me di cuenta de que conmemorábamos muchos hundimientos pero de este no se decía nada. Por esto motivo, fui investigando para entender lo que pasó realmente ese 7 de marzo de 1939.

–¿Y qué ocurrió ese 7 de marzo?

–Era el final de la Guerra Civil y todo fue muy precipitado. Por este motivo, el Castillo de Olite resultó hundido tras el ataque de una batería de costa. En 24 días se acabó la guerra y como se hicieron muchas cosas mal, a nadie le interesaba recordar lo sucedido; pero fueron muchos jóvenes los que perdieron la vida y que se encuentran ‘perdidos en la memoria’, de ahí el título de mi obra. Contaban que ellos venían cantando y bailando porque en Castellón les habían comunicado que la guerra había acabado y que iban a Cartagena para desfilar, pero al llegar a esa ciudad los recibieron a cañonazos. Murieron 1.477 personas, por lo que puedo asegurar que se trata de la mayor tragedia de la historia marítima contemporánea. Creo que es justo que se conozca todo lo que pasó.

–¿Qué ha supuesto para usted la ayuda del historiador Luis Miguel Pérez Adán?

–Gracias a uno de sus libro he podido obtener muchos datos que no conocía y leer testimonios de algunos supervivientes. Le ha dado claridad a mi historia.

–¿Qué tienen de especiales las historias protagonizadas por barcos hundidos?

–A mí me apasionan. Creo que bajo el mar hay un espacio que la civilización no ha conseguido conocer. Ahí abajo el rey sigue siendo Neptuno; el mar  tiene mucho misterio y eso es lo que lo hace tan atractivo.

–¿Y qué misterios guarda la tragedia del Castillo de Olite?

–A medida que profundizas en esta historia te vas dando cuenta que cuando arrojas luz a algún misterio aparece otro y otro... Esto permite que después de 71 años este hundimiento siga envuelto en misterio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios