De mayor quiero ser ilustradora

  • La artista jerezana María Melero repasa su trayectoria en la que destaca el apoyo de la galerista Cristina Galeote Prepara un libro sobre sus ilustraciones que espera publicar a finales de año

Comentarios 1

Dibujar es un hobbie que muchos tienen de niño, pero que muy pocos deciden hacer de ello su profesión. La ilustradora María Melero (Jerez, 1988) es un ejemplo. Desde pequeña sabía que quería dedicarse a algo relacionado con la pintura, "porque de niña me encantaba y nunca paré de dibujar". Por esa pasión infantil decidió estudiar Diseño Gráfico en la Escuela de Arte. A raíz de eso, y gracias a las redes sociales, optó por trabajar en el mundo de la ilustración. Aunque para ella no ha sido fácil conseguir ser reconocida en su profesión, "porque en este campo cuesta mucho abrirte camino". Y tras una larga travesía bastante complicada, hace dos años le empezaron a ir bien las cosas, aunque para ella la ilustración es un tema que no está arraigado todavía en Andalucía. Nacionalmente en un principio no era muy conocida y pocas personas decidían trabajar en este ámbito. "En cambio, en España ya ha llegado el boom de la ilustración. Se esta apostando por ella y hay muchos profesionales, pero desgraciadamente muy pocos pueden vivir de ello", expresa Melero.

Los costes del encargo a un dibujante es uno de los mayores inconvenientes a la hora de trabajar en este ámbito: "Solo los mejores lo consiguen debido a las dificultades a la hora de conseguir los materiales y el elevado precio de la obra". Y esos impedimentos estuvieron a punto de hacer mella en su sueño de pintar. "Había días en los que me planteaba dedicarme a otra cosa. Sobre todo, al principio cuando pese a todos mis esfuerzos había momentos en los que no veía la luz", comenta la joven artista jerezana.

Finalmente, pudo más el corazón que a la razón, y pese a tener todo en su contra, decidió seguir adelante con su pasión. La idea de dedicarse a algo que no le gustara le ha aterrado desde siempre y por ello decidió luchar por su sueño contra viento y marea.

En sus ilustraciones de carácter más personal intenta transmitir experiencias propias, "algo que me haya pasado". También Melero suele inspirarse en películas, libros, historias, sentimientos o incluso el color de un edificio, "cualquier cosa que me haya llamado la atención".

Otro de sus recursos para buscar ideas es la pintura antigua. Su movimiento artístico favorito para utilizar como musa es el Renacimiento, "me encanta la pintura de Botticelli". Tal es su admiración, que ha cogido obras del pintor italiano y les ha dado su toque personal, "describiendo lo que significan para mi". Igualmente le encanta algunos pintores de otras épocas históricas, como son Frida Kahlo o Henri Rousseau.

Además, le gusta alguna vez que otra observar los trabajos de otros ilustradores. No obstante, no lo realiza a menudo, ya que puede influir en sus obras. Pero si tuviera que decir el nombre de dos de ellas, se quedaría con los trabajos de la colombiana Alejandra Hernández y la valenciana María Herrero, "sus creaciones son maravillosas".

En su trayectoria, la galerista malagueña Cristina Galeote ocupa un lugar importante . "Ella fue la primera persona que confío en mi talento y me dio la oportunidad de hacer mi primera exposición individual", comentó.

Sobre la época artística en la que le hubiera gustado desarrollar su trabajo, sin dudar afirmó que le hubiera encantado trabajar en los años 80 ."En esa etapa todo el movimiento artístico relacionado con el cómic, la ilustración y la fotografía empezó a ser conocido, y hubiera tenido más posibilidades ahora", reconoce entre risas.

Por último y sobre sus proyectos futuros, la ilustradora María Melero anuncia que está escribiendo un libro basado en ilustraciones, que saldrá si encuentra un editor que lo publique a finales de año. "En él se cuenta una historia, pero lo que me interesa es que se entienda el significado de la ilustraciones", concluye la artista jerezana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios